Miércoles, 21 Noviembre 2018
El Invima confirmó la clausura de estos centros de sacrificio de animales porque se encuentran en malas condiciones.
Mataderos 01 okFoto: areacucuta.com

Por no cumplir la reglamentación estipulada en el decreto 1500 de 2007, el decreto 2270 de 2012 y el decreto 1282 de 2016, que busca reducir las Enfermedades Transmitidas por Alimentos (ETA), al menos 208 centros de sacrificio de animales de carne de res, de cerdo y de aves, fueron cerrados por parte del Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (INVIMA).
 
Algunos de los requisitos que no cumplen estas plantas son:
 
• La modernización del sector cárnico del país y la mejora de los estándares sanitarios para la producción de carne. Esto incluye el éxito de la racionalización, una responsabilidad de las autoridades departamentales, en busca de mataderos sostenibles sanitaria, económica y ambientalmente.
 
• El enfriamiento de la carne lo más pronto posible después del sacrificio y el mantenimiento ininterrumpido de la cadena de frío hasta el consumidor reduciendo la presencia de patógenos y contaminantes y mejorando la suavidad y textura del producto.
 
• La presencia de inspectores permanentes del Invima en todos los mataderos de Colombia.
 
• La implementación de programas de control y mitigación de bacterias patógenas en la carne.
 
• La medición y reducción de los residuos de medicamentos veterinarios y contaminantes químicos en la carne.
 
• La competitividad del sector cárnico colombiano en mercados internacionales.
 
Julio Cesar Aldana, director del Invima, dijo: “Nosotros tenemos que ver rápidamente en este mes qué vamos a hacer con esas plantas. Yo creo que la solución a eso es que todos estén reglamentados para que no se afecte el estatus sanitario de Colombia y de esta forma pueda ingresar a los mercados que por tanto tiempo han luchado. El cumplimiento de los requisitos sanitarios les permitirá a más empresarios colombianos llegar a los mercados internacionales más exigente”.
 
La entidad entrego la cifra desglosada de los centros que fueron cerrados: 146 corresponden a sacrificaderos bovinos, 40 porcinos, y el restante a plantas para el sacrificio de aves.
 
 
Según las autoridades, en el proceso de vigilancia y control, se lograron decomisar más de 40 toneladas de carne que se encontraban en mal estado y ponían en riesgo la salud de los consumidores; cabe resaltar que el Invima ha aumentado en un 86% médicos veterinarios y auxiliares en las plantas de sacrificio de animales con el fin de garantizar la calidad de la carne para el consumo humano.
0
0
0
s2smodern

Banner Fijo Superior UniAndes