Martes, 23 Julio 2019
En Nariño, estas dos refinerías venían causando una gran afectación al medio ambiente, pues el crudo era derramado en el bosque y en un río cercano.
En el marco de la operación “Hércules”, adelantada por el Ejército, la Armada, la Fuerza Aérea, la Policía y la Fiscalía en el Pacífico Sur, fueron destruidas dos refinerías ilegales utilizadas para almacenar y tratar el crudo robado del oleoducto trasandino de Ecopetrol.

ciNariño22                                                                     Foto tomada de www.pastocity.wordpress.com

El complejo de esta “refinería” se extendían por varios kilómetros selva adentro, adecuado en medio de una zona despoblada. Pero hasta allí llego la fuerza pública encontrando 13 excavaciones tipo piscina, de aproximadamente 20 metros de largo por ocho metros de ancho y tres metros de profundidad, cubiertas con plásticos que contenían hasta 420 barriles de petróleo hurtado.

Allí, también se encontraron 11 contenedores metálicos conocidos popularmente como “marcianos” utilizados en el proceso de destilación, más de 100 canecas plásticas de distintos tamaños, cuatro plantas eléctricas, dos electrobombas, una motobomba, 700 metros de tubería galvanizada de una pulgada, 481 láminas de zinc, 2300 metros de plástico negro, cinco guayas guía para mangueras y 820 metros de manguera plástica de una pulgada, entre otros elementos. También se encontraron cinco alojamientos con capacidad para aproximadamente 25 personas y cinco cocinas dotadas para proporcionar la alimentación necesaria.

Estas dos “refinerías” fueron destruidas para evitar que pueda seguir siendo utilizada; al mismo tiempo que se iniciaron los arreglos necesarios a los lugares de donde se extraía el crudo.

Se estima que las pérdidas económicas generadas para ECOPETROL podrían superar los 66 millones de pesos diarios.


0
0
0
s2smodern
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar

Banner Fijo Superior UniAndes