Jueves, 29 Octubre 2020

El proyecto de 225 kilómetros adjudicado a la firma Brasilera Alupar irá desde Soacha hasta La Virginia - Risaralda. Intervendria un poco mas de 6.000 hectareas de paramo.

Sector el Cisne Anderson A. Cardona

Parque Nacional Los Nevados. / Foto: Parquesnacionales.gov.co

La historia inicia el pasado 23 de noviembre cuando el Ministerio de Minas anunció que la Unidad de Planeación Minero Energética había escogido al inversionista Alupar Colombia S.A.S, filial de la brasilera Alupar, como encargado de la financiación, construcción y operación del segundo refuerzo de red que interconectará las áreas central y sur occidental del país.

El proyecto incluye la construcción de una línea a 500 kilovoltios desde la subestación Nueva Esperanza, en el departamento de Cundinamarca, hasta la Subestación La Virginia, ubicada en el departamento de Risaralda y adicionalmente, dos módulos de transformación a 500 kilovoltios en cada una de ellas. Aún no se cuenta con licencia ambiental, por lo que hay que surtir el proceso de licenciamiento. 

"Esta línea de transmisión tendrá una longitud aproximada de 225 kilómetros y atravesará por los departamentos de Risaralda, Cundinamarca, Tolima, Quindío y Valle del Cauca y hace parte de las inversiones del Gobierno Nacional para atender el crecimiento de la demanda en el área oriental y suroccidental del país", detalló en su momento Jorge Alberto Valencia, director general de la UPME.

Pues en las últimas horas el concejal de la Alianza verde en Santa Rosa de Cabal y ambientalista Rodrigo Toro ha denunciado que el nuevo trazado contemplaría varias torres de energía que estarían ubicadas dentro del Parque Nacional Natural los Nevados, “afectando nacimientos de agua que surten del líquido a todo el Eje Cafetero y parte del sur del país”.


Toro asegura que estuvo visitando la Consultora Geoma, contratada por la multinacional Alur, la cual dijo que dentro de las tres opciones que se han estudiado, la más rentable y la que se buscará iniciar en los próximos meses es la que contempla 6.565 hectáreas de intervención de páramo.


“Se está afectando el paisaje cultural cafetero, no solo es el problema de las torres, sino todo el trazado que tendrá ondas electromagnéticas que afectarán no solo este importante ecosistema sino además la vocación agrícola que ha servido de sustento para las comunidades”.

Según pudo conocer Catorce6, la situación fue informada en las últimas horas al gobernador de Risaralda, Sigilfredo Salazar y al director de la Corporación Autónoma Regional de Risaralda, Jairo Jaramillo; ambos se comprometieron a revisar detalladamente el trazado que propone la multinacional pues coinciden en que puede afectar gravemente el recurso hídrico del departamento.

 

0
0
0
s2smodern

Banner Fijo Superior UniAndes