Lunes, 18 Marzo 2019
Allí se encuentran especies que nunca se habían examinado en Colombia.

Esteros600Foto: Cortesía Instituto Humboldt / Esteros río Bita

En la altillanura de la Orinoquía se extiende ese paisaje plano con inmensidad de colores. Una riqueza que, influenciada por el Escudo Guayanes venezolano y la Amazonía, nació en Colombia hace más de 200 millones de años y que hoy se presenta igual de majestuosa cuando sale el sol en la línea, al fondo, donde se una la tierra y el cielo.

fotoave600Foto: Cortesía Instituto Humboldt

Allí, en el extremo oriental de Colombia, corre el Río Bita, el primero en ser declarado bajo protección hace un par de años y que dejó maravillados a los 50 científicos que lo estudiaron en toda su extensión.

Helicops angulatus Adrián Vásquez Ávila600Foto: Cortesía Instituto Humboldt

Nace en el municipio de La Primavera, en el bajo que se encuentra en la zona de los hatos de La Mariposa, El Tigre y El Conejo, caracterizada por ser una zona rica en lagunas, morichales y contar con un largo y espeso bosque. De ahí, el río baja por varias veredas: La Esmeralda, Pasoganado, San Rafael y termina su recorrido en el municipio de Puerto Carreño cuando desemboca en el gran rio Orinoco. Es alimentado por más de 5.000 quebradas y pequeños cauces que también nacen en la cuenca a lo largo de sus 710 kilómetros.



El Río de la Vida en Colombia, como lo ha bautizado el Instituto Alexander Von Humboldt, dejó decenas de fotografías deslumbrantes y un inventario importante de especies: Se identificaron 424 especies de plantas, 3 de esponjas de agua dulce, 34 de escarabajos coprófagos, al menos 87 de macroinvertebrados acuáticos, 11 de crustáceos decápodos entre camarones y cangrejos, 254 de peces, 19 de anfibios, 38 de reptiles, 201 de aves y 63 de mamíferos. Si sumamos todo, hablamos de 1.134 especies de flora y fauna.

Comprobar lo que se creía y descubrir lo que no, resultó igual de interesante. En el Bita hay ecosistemas con alto grado de conservación como algunas comunidades vegetales de palma de moriche y bosques en las riberas en los que habitan dantas y venados; en sus aguas se encuentran pavones, peces “bandera” (emblema del Vichada), arawanas azules y sapuaras; también rayas, esponjas de agua dulce y la tortuga charapa.

Figura 1 área de estudio600Foto: Cortesía Instituto Humboldt / Mapa de recorrido del río

Entre lo que sorprendió se encuentran las 3 esponjas de agua dulce que jamás han sido estudiadas en este país, además de 4 registros nuevos de flores y 22 de aves que no tenían reporte en esta zona del Vichada.

“Como conclusión, los resultados obtenidos demuestran que el Escudo Guayanés de la Orinoquia colombiana es mucho más diverso de lo pensado, y que cualquier intervención que se haga en él debe planearse de manera cuidadosa y responsable para no afectar la funcionalidad ecológica de sus ecosistemas” señaló el Instituto Humboldt en la presentación del libro que contiene estos resultados.


E Izquierdo600Foto: Cortesía Instituto Humboldt / Venado cerca a la rivera

ALGUNAS ALERTAS

A pesar de su alto grado de conservación, ya hay amenazas sobre los ecosistemas. La expedición también encontró que el 2,5% de su extensión ya tiene procesos agrícolas y forestales y otro 3% está urbanizado.

De esta forma se advierte que los riesgos están relacionados “con la minería y agricultura en los páramos, la tala y deforestación en el piedemonte, las explotaciones agrícolas y pecuarias en los Llanos Orientales y los megadesarrollos agrícolas planeados, o en curso, en las erróneamente denominadas ‘sabanas mal drenadas de la altillanura’”.

El turismo y la pesca se hacen de manera responsable, con medidas de vigilancia permanentes y sin el uso de maquinaria que pueda perjudicar el ecosistema.

Ver también:

- Expediciones a Chocó y Vichada arrojan nuevos descubrimientos en biodiversidad.

Así afectan los incendios con fines agrícolas a animales nativos en el Vichada.
0
0
0
s2smodern

Banner Fijo Superior UniAndes