Domingo, 31 Mayo 2020

El Observatorio Sismológico de la U. de Santander y la CDMB informaron que el bajo flujo de gente y vehículos causó la reducción en las vibraciones en la superficie terrestre.

Bucaramanga600

Foto: Alcaldía de Bucaramanga

El análisis reveló que la reducción en los niveles de ruido sísmico son aproximadamente del 40% al 60% de acuerdo con el registro de dos de las estaciones de monitoreo con las que cuenta el observatorio y que se encuentran ubicadas en Bucaramanga.

“Durante la semana del 16 al 20 de marzo se presentaron altos niveles de amplitud del ruido sísmico y el 21 de marzo, justo un día después de comenzar el simulacro de aislamiento, estos niveles de ruido sísmico disminuyeron su amplitud de forma considerable y se han mantenido bajos durante el periodo actual de confinamiento”, comentó Carlos Fernando Lozano, profesor UDES y director del Observatorio Sismológico.

El Observatorio Sismológico de la UDES y la CDMB opera con ocho estaciones de monitoreo, siete localizadas en el Área Metropolitana de Bucaramanga y una cercana a la Mesa de Los Santos.

Las estaciones de monitoreo operan las 24 horas del día, los 7 días a la semana, permitiendo un registro continuo de eventos sísmicos y vibraciones causadas por la actividad humana.

Lo que permite reportar la ocurrencia de eventos sísmicos de forma oportuna, así como la posibilidad de realizar diferentes análisis de las variaciones en los niveles del ruido sísmico durante el periodo de cuarentena.

“La reducción en los niveles de ruido sísmico resulta valiosa porque nos permite tener un amplio rango en la detección de eventos sísmicos de baja magnitud. Por ejemplo, en los últimos días hemos podido captar registros de sismos generados en fuentes sismogénicas superficiales y otros originados en el denominado ‘Nido sísmico de Bucaramanga’ con magnitud mayor a 3.0 grados. Este fenómeno es similar al que se presenta cuando intentamos hablar en ambientes en los que hay sonidos demasiado altos, que hace difícil mantener una conversación. En cambio, sí estamos en un lugar tranquilo podemos escuchar más sonidos de forma clara”, explicó Lozano.

Esta reducción de los niveles de ruido sísmico no implica que la actividad sísmica que se presenta en la región vaya a aumentar o disminuir, razón por la cual, Lozano recomendó estar preparados ante cualquier eventualidad.

“Debemos revisar las condiciones de sismo resistencia de nuestras viviendas, identificando sitios seguros dentro de ellas y tomando las acciones necesarias para salvaguardar nuestra vida y la de los demás”.

Este tipo de estudios que evalúan la reducción de los niveles de ruido sísmico durante los tiempos de confinamiento a causa del coronavirus se han venido realizando por diferentes observatorios sismológicos en países como Bélgica, Suiza, España, Italia, Reino Unido, China, Estados Unidos, Nueva Zelanda, Ecuador, entre otros.

El Observatorio Sismológico de la UDES y la CDMB aseguraron que continuarán realizando los trabajos de monitoreo sísmico local y la evaluación de los niveles de vibración causados por la actividad humana para determinar su comportamiento antes, durante y después del periodo de cuarentena, con el fin de contar con estudios y mediciones que permitan analizar de mejor forma las vibraciones que se presentan en la superficie terrestre.

El 87% de la población en Colombia se encuentra expuesta a amenaza sísmica alta e intermedia: Gestión del Riesgo

 

0
0
0
s2smodern
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar

Banner Fijo Superior UniAndes