Lunes, 25 Mayo 2020

 El INVIAS presentó la tecnología como menos costosa y amigable con el ambiente, sería la solución a los problemas de navegación en el último tramo del río Magdalena.

 040520G boca 02

Foto: Cormagdalena

El Instituto Nacional de Vías –INVÍAS- remitió oficialmente a la Corporación Autónoma del Río Grande de la Magdalena (Cormagdalena) los estudios y diseños finales para el mejoramiento en la infraestructura y la navegación del canal de acceso al Puerto de Barranquilla, desde Bocas de Ceniza hasta el sector de PIMSA.

El desarrollo de este estudio se concretó con la firma del convenio 482 de 2017 entre Invias y Cormagdalena.

La entidad explicó, entre otras, que la construcción de la obra plantea la conformación del canal navegable utilizando la tecnología de paneles sumergidos, estructuras que son menos costosas y más amigables con el medio ambiente que los espolones en roca, utilizados tradicionalmente en las intervenciones pasadas en el canal de acceso.

Estos paneles serían elaborados en hormigón, cemento y hierro y unos tubos donde se apoyan y serían ubicados en las orillas, con el fin de gestionar sedimento.

“El convenio suscrito entre el INVÍAS y Cormagdalena, tuvo como objeto aunar esfuerzos y coordinar acciones necesarias para la elaboración de dichos estudios y diseños de mejoramiento; con los cuales se analizó y planteó la solución a los niveles de sedimentación que dificultan la navegación del canal de acceso a uno de los puertos más importantes del país”, dijo el director del INVIAS, Juan Esteban Romero.

Entre las principales conclusiones a las que llegaron los estudios se encuentran: que no es factible profundizar el canal actual, ya que el análisis técnico demostró que las obras de encauzamiento del cauce, en el escenario actual, aumentarían la velocidad de flujo del río a niveles que afectarían la navegación.

También se planteó que el principio básico de la obra es el que el trazado horizontal del canal coincida con la vaguada natural del río (línea que une los puntos de mayor profundidad en el río), conformando un canal navegable con una profundidad mínima de 12 metros y un ancho de 175 metros desde Bocas de Ceniza hasta el Puente Pumarejo y de 88 metros desde el puente hasta el sector de PIMSA.

Los estudios y diseños

El INVIAS informó que los estudios establecen la solución técnica a los problemas de la navegación actual del canal de acceso al puerto de Barranquilla, que tienen como origen la aparición de barras de sedimentos y erosión de orillas en diferentes puntos del canal.

La solución incluye también el mantenimiento del tajamar occidental, el alargamiento en 200 metros del tajamar oriental, el control de la erosión y estabilización del canal en la curva del Palmar, la estabilización del canal y recrecimiento de la isla Rondón, además de la conformación del canal navegable desde el Puente Pumarejo hasta el sector de PIMSA, fijando el paso por la isla Cábica.

“Durante la ejecución de los estudios y diseños, se afrontaron varios retos técnicos que requirieron un plazo adicional para su solución. Entre las problemáticas afrontadas se encontró, por ejemplo, que la información hidrológica básica de la estación limnigráfica de Calamar, que tradicionalmente se utilizaba para los estudios en el canal de acceso a Barranquilla, tenía inconsistencias. Por lo anterior, para suplir la deficiencia de esta información, fue necesario ampliar de 3 campañas de monitoreos hidráulicos y sedimentológicos, previstas en los pliegos de contratación de la consultoría, a 14 campañas de mediciones y/o toma de datos de campo”, agregó Romero Toro.

La zona de estudio que inicialmente contempla una longitud de 38 kilómetros, se tuvo que ampliar a más de 52 kilómetros para poder caracterizar con mayor confiabilidad las diferentes variables del río.

 Dragado en Canal del Dique sin contratiempos durante cuarentena: Mintransporte

 

0
0
0
s2smodern
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar

Banner Fijo Superior UniAndes