Sábado, 15 Mayo 2021

Corpocesar reportó que la cría y la osa estaban en cautiverio desde hacía dos años, se desconocen las causas de la muerte. 

PHOTO 2019 09 28 12 45 16

Foto: Corpocesar


En el Centro de Atención y Valoración de Fauna y Flora Silvestre – CAVFFS, de Corpocesar, se realizó la entrega voluntaria de este oso palmero u hormiguero gigante (Myrmecophaga tridactyla), por parte de un ciudadano del corregimiento Nueva Flores, municipio de San Diego, departamento del Cesar.

“El ciudadano manifestó que durante su jornada de pastoreo en la finca encontró al neonato aferrado al cadáver de su madre, procedió a rescatarlo y a mantenerlo en su casa para alimentarlo y cuidarlo; así lo sostuvo durante dos años. Luego previendo que por su tamaño alcanzado podía representar un peligro para sus hijos, decide entregarlo al Centro de Fauna Silvestres de Corpocesar”, dijo el médico veterinario de la Red de Fauna Silvestre de Corpocesar, Julián García.

La preocupación principal de La Red de Fauna y Flora Silvestres de Corpocesar es la conservación de la biodiversidad del departamento, y es sabido que el tráfico ilegal para la provisión de productos derivados o de mascotas es uno de los mayores problemas que se enfrenta, potencializado por la pérdida de hábitat como consecuencia de la fragmentación de los bosques para diferentes usos.

PHOTO 2019 09 29 11 37 19

Foto: Corpocesar

“Es importante que la ciudadanía tome conciencia y entregue todos los animales de fauna silvestre como osos, guacamayas, micos, e iguanas que se encuentren en cautiverio como mascotas. Por tal motivo resulta vital que la comunidad dé aviso oportuno a las autoridades competentes ya que la tenencia de animales silvestres como mascotas, está prohibida por las leyes nacionales”, manifestó, el Director de Corpocesar, Julio Suárez Luna.

Todos los animales silvestres cumplen una función relevante en la naturaleza en donde todos los elementos se mantienen en equilibrio, cuando se extrae un animal de su hábitat natural, este equilibrio se rompe.

“Al estar un animal en cautiverio en una casa como mascota, deja de ser funcional para el ecosistema, y aunque se alimente, respire y se le dé un buen trato, su ocupación principal se pierde. Por ejemplo: un ave enjaulada no podrá dispersar semillas para que nazcan árboles, ni podrá reproducirse para mantener la trazabilidad genética. Esto acarrea enormes consecuencias como la extinción y la pérdida de los bosques por eliminación de la capacidad dispersora y polinizadora de la fauna silvestre”, explicó el director de la Red de Fauna y flora Silvestres de Corpocesar, Edgar Patiño Flórez. 

 

0
0
0
s2smodern

Banner Fijo Superior UniAndes