Jueves, 18 Julio 2019
La ruptura del arrecife Little Reef se originó por el retiro que hicieron las autoridades locales del sistema de boyas de protección que evitaban la circulación de embarcaciones pequeñas y jet ski por esa zona.

arrecifejorge                                                                                                       El arrecife se encuentra a menos de dos metros de profundidad y a 20 metros de la orilla y es una barrera marina natural.
                                                                                                                              Foto: Rafael Medina/Flickr

       

Un grupo de biólogos e investigadores revelaron la existencia de una fractura en el arrecife Little Reef que se extiende cerca de 12 metros y que ha provocado graves daños en ese ecosistema.

Según el reporte entregado por los expertos, quienes realizaron la investigación por iniciativa propia, la ruptura del arrecife se habría producido por el paso constante de embarcaciones pequeñas y jet ski sobre esa área, ubicada a menos de 2 metros de profundidad. Sobre esa zona existía un sistema de boyas que evitaba la circulación de buques pero esta fue retirada hace varios meses por parte de las autoridades locales.

Sin embargo, pese al daño significativo, la mayoría de corales dispersados tras la fractura, se encuentran aún con vida y pueden ser nuevamente sembrados para lograr su recuperación.

boya                                                                                    En la zona se encontraba una sistema de boyas que impedía la circulación de embarcaciones y que fue retirado
                                                                                                                              hace varios meses por autoridades locales. Foto: Isa Valor/Flickr



“Los fragmentos de este coral están con vida en su mayoría y podrían ser rescatados y pegados alrededor del parche de Acroporas. En lo que tiene que ver con el Coral Cerebro, que está en la zona Norte de Little Reef, se observó una fractura grandísima –un golpe colosal que le metieron– y está un poco complicado el rescate pero es algo que se puede trabajar”, advirtió Maya Álvarez, una de las investigadoras.

Los voluntarios entregaron el material audiovisual y fotográfico obtenido a la corporación Coralina con el fin de que se adelante el proceso de resiembra de los corales y solicitaron a a la Gobernación local la reinstalación de las boyas para proteger el arrecife.

0
0
0
s2smodern
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar

Banner Fijo Superior UniAndes