Viernes, 20 Julio 2018
Ciudad del Cabo se salvó por muy poco de llegar al ‘día cero’ en que se dejaría de prestar el servicio de suministro de agua. El autor dice que no es una idea tan “loca” como parece.
sloane 1 ok                                                  Sloane durante la presentación de su idea. / Foto: Qsnoticias.mx

Nick Sloane tiene experiencia en participar en proyectos fuera de lo común. Este sudafricano-zambiano de 56 años, fundador de la empresa Sloane Mearine Ltd, se dio a conocer al sacar a flote el buque Concordia tras su naufragio frente a las costas de Italia, donde murieron 32 personas, en 2012.

Pero esta idea parece mucho más difícil de desarrollar: enviar hasta 70 millones de metros cúbicos de iceberg a Sudáfrica. El tamaño sería cercano a los 800 metros de largo, 400 de ancho y 220 de profundidad. El hielo estaría cubierto con un material protector para evitar grandes pérdidas por derretimiento. A continuación, dos remolcadores de Sloane transportarían el iceberg hasta la costa sudafricana.

Cada año, miles de icebergs se desenganchan y van a la deriva hacia Ciudad del Cabo, la madre naturaleza nos hace un guiño y nos dice: 'Estoy aquí, venid simplemente a tomarme (…) En Rusia, empujaron icebergs a la deriva hacia instalaciones petroleras. Pero pesaban cerca de medio millón de toneladas. Aquí hablamos de 100 millones de toneladas", indica Sloane.

No obstante, hay otro problema y es que no se puede llevar hasta Ciudad del Cabo porque sus aguas son demasiado cálidas. Sería entonces remolcado a unos 150 km más al norte, en la bahía de Santa Helena donde la corriente fría de Benguela mantiene el agua a baja temperatura.

Él estima que costaría $ 100 millones (86 millones de euros) transportar un iceberg en un viaje que podría tomar hasta tres meses, y otros $ 50-60 millones para cosechar el agua durante un año a medida que se derrita.

“La presentación del iceberg es una historia fresca pero muchas variables e incertidumbres. La afirmación es que, para una solución de corto plazo irregular, los icebergs de Ciudad del Cabo pueden ser más baratos que la desalinización como una opción. Pero si se necesita una solución de agua más permanente, probablemente no”, cuestionó el escrito James Styan.

Vale la pena recordar que Ciudad del Cabo se salvó por muy poco de llegar al ‘día cero’ en que se dejaría de prestar el servicio de suministro de agua por las vías convencionales pero fue un respiro pasajero pues se superó solo por el ahorro masivo de sus pobladores y las lluvias recientes que pronto terminarán.
0
0
0
s2sdefault

Banner Fijo Superior UniAndes