Viernes, 30 Octubre 2020

El Gobierno de ese país le prendió fuego a los colmillos de casi 7.000 elefantes que habían sido cazados por los comercializadores ilegales del material. La imagen le ha dado la vuelta al mundo.

Comenzaron a darse los primeros operativos en Kenia luego de la cumbre asiático-africana que se llevó a cabo este viernes y en la que varios líderes de países de esos dos continentes se comprometieron a luchar contra el tráfico ilegal de marfil, que ha afectado gravemente la población de rinocerontes y elefantes en esa región.

Según cifras reveladas durante la misma cumbre, solo entre 2012 y 2014 se perdieron más de 30.000 elefantes por la actividad ilegal y se estima que la población se ha reducido de 1,2 millones en 1970 a solo 400.000 en la actualidad.

Por eso, en un acto simbólico, el Gobierno keniano quemó un gigantesco cargamento de marfil cerca a Nairobi. Se trata de los colmillos de más de 6.700 elefantes que suman un total de 105 toneladas y representan más del 5% del mercado mundial.

Líderes ambientales como Lamine Sebogo, de WWF, resaltaron la importancia de la quema por ser la más grande de la historia y la más representativa para luchar contra la mafia del “Oro Blanco”, que mueve más de 200 millones de dólares en el continente.

La situación se ha empeorado en los últimos años por la creciente demanda del marfil en China y Asia, un mercado gigantesco que ahora está usando el material masivamente como parte de pócimas y supuestos rituales que son muy comunes en el hemisferio oriental.

 

marfil
Nunca se había hecho una quema tan grande de marfil. La más reciente fue apenas de 15 toneladas. / Foto: cortesía AP

0
0
0
s2smodern

Banner Fijo Superior UniAndes