Lunes, 17 Junio 2019
Además, más de un tercio de la población mundial también está expuesta a la contaminación del aire en el hogar por la quema de combustibles sólidos para cocinar.
Mundo 1 ok
Foto: NASA

Un informe entregado por el Instituto de Efectos de Salud y el proyecto Global Burden of Disease del Instituto de Métricas de Salud y Evaluación, deja conclusiones extremadamente aterradoras. El 95% de las personas viven en áreas donde las concentraciones de partículas finas (polvo pequeño o partículas de hollín en el aire) exceden los límites de contaminación permitido por la Organización Mundial de la Salud.

Más de un tercio de la población mundial también está expuesta a la contaminación del aire del hogar por la quema de combustibles sólidos para cocinar. Para ellos, los niveles de partículas finas en el hogar pueden exceder las pautas de calidad del aire en hasta 20 veces.

Uno de los componentes más estudiados de la contaminación atmosférica es la materia particulada fina, que consiste en partículas suspendidas en el aire que tienen un diámetro aerodinámico menor a 2.5 micrómetros (o PM 2.5). Estas partículas son, entre 20 y 30 veces más pequeñas que el ancho de un cabello humano y pueden inhalarse fácilmente en los pulmones. El nivel de PM 2.5 en el ambiente, es la principal causa de muerte temprana en el mundo.

Otro componente de contaminación atmosférica es el ozono, este, es un gas reactivo que, debido a su capacidad de irrigar tejidos sensibles en las vías respiratorias y pulmones, se ha asociado con efectos adversos para la salud de niños y adultos. Sus efectos sobre el sistema respiratorio incluyen el asma y la reducción del crecimiento pulmonar. Una cifra tétrica que no puede pasar inadvertida, se calcula que el 11% de las muertes en el mundo se debe al ozono.

No es para tranquilizarnos, pero Colombia está por debajo de países como El Salvador, Honduras y Nicaragua en cuanto a material particulado presente en el ambiente, también es menor que Venezuela y México.
0
0
0
s2smodern

Banner Fijo Superior UniAndes