Viernes, 18 Octubre 2019
Recuperar el Lago de Tota de dificultades como el mal manejo residual, la explotación hídrica, la agricultura no sostenible y la falta de cultura ambiental, ha sido durante los últimos cuatro años, prioridad para la comunidad boyacense. El municipio de Aquitania es sede de un joven museo que alberga la historia del lago junto a siete soluciones locales visibles para propios y foráneos.
 
El lago de Tota fue declarado en peligro en el año 2012, siendo los cultivos de cebolla, trucha y el turismo, los principales factores desabastecedores y contaminantes del agua, al punto de que algunos ambientalistas coincidían en que el lago podría perder su principal cualidad como reserva hídrica para el consumo humano, lo que preocupó a las más de 350 mil familias que dependen del líquido.
Hoy existen muchos temas para recuperar el lago, asegura Javier Acevedo, director de la Fundación Lago Tota, quien explica que ahora la gente puede encontrar un espacio tranquilo y de aprendizaje. “Nosotros tenemos siete soluciones para resolver algunos problemas: la unidad de educación ambiental que son talleres para niños, jóvenes y adultos y luego está la brigada de ecoturismo en el que nos atrevemos a decirle al país que el lago de Tota hay que visitarlo y cuidarlo” indicó Acevedo.
 
Es claro que los cultivos tradicionales están afectando al lago, debido al uso intensivo de agroquímicos, por eso se crea la unidad de agroecología, en la que se invita a la gente a consumir productos basados en buenas prácticas agrícolas y la unidad forestal con un vivero pequeño en donde se le venden árboles a los turistas, quienes después los siembran durante una caminata ecológica.
 
También existe, cuenta Acevedo, la unidad de proyección social en donde se trabaja con niños que presentan necesidades básicas insatisfechas; la unidad de innovación para generar ideas en pro de recuperar el lago y una nueva unidad de Paz y Postconflicto, con la que la fundación espera vincular a los más pequeños.
 
Katarina Kist, turista alemana, estuvo en un recorrido por las riberas de la laguna y dice que al final, ella y otras personas fueron a sembrar árboles lo que “también fue muy bueno y hermoso, porque uno como turista tiene una responsabilidad” dice. Cuando ella llegó a Playa Blanca, principal atractivo turístico del Lago de Tota, escuchó que había mucha contaminación, por eso ve en el ecoturismo una buena opción para conocer los lugares, pero sin generar impacto ambiental.
 
El aporte del sector agrícola lo lidera el grupo de productores de cebolla -Asoparcela-, quienes siembran utilizando métodos amigables con el medio ambiente. Mario Nel Balanguera, miembro de la asociación, cuenta que emplean diversos protocolos para la producción de cebollas y hortalizas, como el buen aprovechamiento de uso y desuso del agua, realizan un proceso adecuado para recolección de desechos y evitan al máximo la erosión del suelo.
Decreto inconstitucional
 
Por su parte Román Ortega, concejal de Sogamoso, cuenta que ante la gran pérdida de agua del lago, además de la agricultura, encontró que por medio del Decreto 1111 de 1952, se estaba autorizando, de manera vitalicia, a la empresa Acerías Paz del Río para que captara y condujera hasta 550 litros por segundo de agua para sus procesos industriales. Casi tres veces la cantidad que se consume en el municipio de Sogamoso, advierte el funcionario, quien afirma que presentó una demanda por inconstitucionalidad que ya dio sus frutos.
 
Según Román, hoy en día la empresa siguió en pie, le dieron una concesión del río Chicamocha y adicionalmente una concesión del lago de Tota, pero de 36 litros por segundo que debe ser reducida a 16 litros por segundo en el trascurso. Con esto aseguramos, dice, la existencia del lago por una gran cantidad de tiempo.
 
Javier Acevedo, director de la Fundación Lago Tota, dice que una de las necesidades más urgentes que tiene la humanidad en general, es el agua para el consumo humano y es lamentable saber que ésta se use para los procesos industriales de acerías y quede inservible, sabiendo que existen comunidades necesitadas de agua en Sogamoso e incluso en Duitama.
 
 
 Tota
 
El lago de Tota se localiza en el departamento de Boyacá y hace parte geográficamente de los municipios de Aquitania, Tota y Cuitiva. 
Foto: Tomada de www.eltiempo.com
 
 
0
0
0
s2smodern
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar

Banner Fijo Superior UniAndes