Viernes, 22 Noviembre 2019

Estos proyectos fueron los ganadores del Premio Nacional de Vivienda de Interés Social y Sostenible. Todos tienen los mismos objetivos: aportarle al medio ambiente y a la comunidad.

El cuarto punto de los compromisos firmados por los países en el marco del COP 21 de París es el referente a la infraestructura En el mismo se advierte de la importancia de apoyar la innovación para crear procesos más sostenibles y que beneficien a las comunidades.

En ese sentido el Consejo Colombiano de Construcción Sostenible y la Fundación Mario Santodomingo acaban de premiar cinco ideas, que si bien están pensadas de manera local, pueden servir para incentivar proyectos de vivienda más verde en todo el país.

“Es muy satisfactorio que en este premio se cuente con proyectos de investigación que muestren un mejor foco y método para abordar el objeto de estudio. Es lo que ocurre con el Gran Ganador, que estudia el contexto del páramo y su desarrollo en Berlín, Santander, que está muy bien contextualizado y con una muy buena investigación. Este trabajo retoma el tema de los páramos, que requiere un acercamiento interdisciplinario y es objeto de debate en la actualidad.” Resaltó el arquitecto y jurado del certamen, Hernando Vargas Caicedo.

Vargas se refiere al proyecto de grado que se llevó el gran premio de la noche y que estuvo a cargo de Manuel Fernando Mujica y César Alberto Salgar, en el cual hacen una serie de propuestas encaminadas a implementar el concepto de Permacultura en el Páramo Berlín, ubicado en Santander.

La Permacultura se basa en procesos de agricultura sostenible y en este caso la proyección va desde la captación de energías limpias por medio de tecnologías alternativas, diseños y distribución viables de edificaciones orgánicas sobre suelos rurales, formulación de técnica de cultivos (transitorios y rotatorios) adecuados para el manejo de la tierra, hasta el diseño de huertos de producción.

En la Categoría Vivienda ganaron Daniel Vargas y Lady Cantor, de la Universidad Piloto, con un proyecto que ajustado a la geografía y características de los Llanos Orientales busca hacer casas más sostenibles.

Las casas se proyectan abiertas hacia el paisaje tanto en su fachada como en la parte posterior, con ventanas y celosías que garantizan el confort térmico, además de una circulación de aire eficiente y una buena iluminación natural a partir del caney, que funciona como un patio cubierto que separa las habitaciones del área de servicios. En la construcción, se destaca el uso del bloque estructural de concreto celular o “muros esponjosos”, compuesto de ceniza de carbón mineral, aserrín, cascarilla de arroz, cal viva, cemento gris y agua.

En la Categoría Soluciones, Andrea Pérez y Daniela Gutiérrez planearon nuevos insumos de construcción para las viviendas del departamento del Chocó. Se decidió que el de mejor comportamiento es el biocompuesto de pet reforzado con fibra de guadua sin tratar (CFGs), que se produce con materiales que se encuentran a la mano y que no suponen un alto costo, lo que facilita la fabricación local y crea un mercado en la región para su distribución.

Los segundos premios en las categorías Vivienda y Comunidades se los llevaron Paula Saray y Nicolás Santiago Rodríguez. La primera propone un sistema para mejorar el aprovechamiento de los terrenos en Soacha y el segundo sustenta claramente la idea de las huertas urbanas.

 

minvivienda.gov.co

Foto: Minvivienda.gov.co

0
0
0
s2smodern
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar

Banner Fijo Superior UniAndes