Jueves, 22 Abril 2021

Investigación publicada en Chemistry World, examinó alrededor de 3500 productos en los que encontró 109 sustancias químicas en 30 muestras de sangre materna y cordón umbilical

Sustancias quimicas embarazoDe los 55 compuestos que no se habían descubierto previamente en humanos, dos son PFAS/Pixabay

En un nuevo estudio, investigadores de la Universidad de California en San Francisco (UCSF), junto a colegas de la Agencia de Protección Ambiental de California y la UC Berkeley, encontraron 109 sustancias químicas en las muestras de sangre de madres y sus bebés, incluidas siete sustancias per y polifluoroalquilo (PFAS).

La investigación empleó la detección de bases de datos y espectrometría de masas de alta resolución la cual identificó 55 sustancias químicas en la sangre de mujeres embarazadas y sus recién nacidos nunca antes informadas, incluidos 42 compuestos llamados 'misteriosos' cuyas fuentes, usos y presencia son desconocidas.

La mayoría de los estudios que evalúan muestras humanas se han centrado en compuestos endógenos, y este parece ser el primero que busca una base de datos completa de productos químicos industriales. Los investigadores examinaron alrededor de 3500 productos químicos industriales en 30 muestras de sangre materna y cordón umbilical.

De los 55 compuestos que no se habían descubierto previamente en humanos, dos son PFAS: perfluoroundecanoato de metilo y ácido perfluorodecil etanoico. El investigador postdoctoral de UCSF Dimitri Abrahamsson, coautor del artículo, explica que el perfluoroundecanoato de metilo es probablemente una impureza del ácido perfluorononanoico que se utiliza en la fabricación de fluoropolímeros y también es un producto de degradación de productos basados en fluorotelómeros de cadena larga que se han utilizado históricamente en artículos de protección de superficies y aplicaciones de surfactantes (detergentes, líquidos y geles de limpieza, entre otros).

Abrahamsson señala que lo más probable es que el ácido perfluorodecil etanoico se derive de productos de fluorotelómero de cadena larga como protectores de superficies en textiles, materiales que tengan contacto con alimentos y alfombras.

"Este hallazgo [de nuevos PFAS] muestra que estos químicos están llegando a nuestros cuerpos y deben ser regulados como una clase única", dijo Will Dichtel, químico de la Northwestern University en Illinois que estudia los PFAS, pero que no participó en el estudio.

"Debería imponerse una gran carga de pruebas a la industria química para justificar el uso de cualquier PFAS, en lugar de la carga actual que el público demuestra tener, con los respectivos efectos negativos para la salud ".
Linda Birnbaum, toxicóloga y microbióloga que anteriormente dirigió el Instituto Nacional de Ciencias de la Salud Ambiental de EE. UU., manifestó su preocupación: "O se están utilizando en productos y no lo sabíamos ... o podrían ser un producto de descomposición de otros PFAS grandes", afirmó. " No sabemos, de dónde vienen estos".

Más allá de los dos PFAS, los 55 productos químicos que parecen no haber sido reportados previamente en personas incluyen el plaguicida bis (2,2,6,6-tetrametilpiperidini-4-y) decanedioato y 10 plastificantes utilizados en el envasado de alimentos.

"La gran presencia de sustancias químicas mal caracterizadas en las muestras de sangre materna y del cordón umbilical justifica una mayor investigación para comprender de dónde podrían provenir estas sustancias químicas y cómo pueden afectar la salud humana", concluyen los autores del artículo.

El estudio es 'un primer paso muy importante' para describir mejor el conjunto total de sustancias químicas a las que están expuestas las personas y los bebés en desarrollo, según Jamie DeWitt, profesor asociado de farmacología y toxicología en la Universidad de Carolina del Este.

"Este tipo de" trabajo de detective químico "ayuda a científicos como yo, un toxicólogo, a determinar si debo dirigir mi investigación hacia nuevos productos químicos o clases de productos químicos para los que hay pocos datos", agregó.

Birnbaum dice que la nueva investigación involucra una química "muy elegante". "Lo que están haciendo es precisamente el tipo de cosas que muchos de nosotros hemos estado pidiendo: supervisión sin objetivos", afirma Birnbaum. "Realmente no sabemos lo que hay ahí afuera; cuando solo nos enfocamos en lo que sabemos, podemos perder algunas cosas que son muy importantes".

0
0
0
s2smodern

Banner Fijo Superior UniAndes