Viernes, 22 Febrero 2019
La evidencia científica de que los endulzantes sin azúcar son buenos para la salud es extremadamente limitante, según un estudio publicado en el journal The BMJ.
azucar 600Crédito foto: Pixabay

De acuerdo con Joerg Meerpohl, director de Cochrane Germany y uno de los autores del estudio, consumir comidas y bebidas endulzadas con productos alternativos libres de azúcar puede tener algunos beneficios, pero “definitivamente no podemos excluir que haya daños”. Eso es porque investigaciones previas han relacionado estos productos y las sodas dietéticas con el aumento de peso, problemas del corazón y diabetes tipo 2.

Por eso, esta nueva publicación sugiere que hace falta investigar para determinar realmente si los sustitutos de azúcar son una buena alternativa, según le dijo a Consumer Reports la científica Vasanti Malik, Sc.D., del departamento de nutrición de la Escuela TH Chan de Salud Pública de Harvard T.H. Chan School of Public Health. “Básicamente, no hacemos lo suficiente”.

La investigación examinó otras 56 que evaluaban los efectos en la salud de consumir endulzantes sin azúcar. Mientras se hallaron uno que podrían traer beneficios para la masa corporal y los niveles de azúcar en la sangre, otros hacían aumentar de peso a las personas, por lo general no se sabe cómo influyen estos productos en los riesgos de desarrollar diabetes o enfermedades del corazón. No obstante, la conclusión es que la información no es suficiente.

El Consejo de Control de Calorías, un grupo que representa a los productos sustitutos del azúcar, cuestiona esa conclusión y afirma que rigurosa evidencia científica muestra que el consumo de estos productos ayuda a perder peso, no hace que las personas ganen peso, no incitan a tomarlas constantemente y son una herramienta que ayuda, con dieta y ejercicio a regular el peso.

Sin embargo, el estudio sugiere que cambiarse a estos productos no tiene, hasta ahora, una razón contundente relacionada con la salud. Además, Malik, quien escribió el editorial del estudio, recuerda que los estadounidenses consumen mucho más de estos productos de lo sugerido, es decir 75 gramos cada día, cuando se recomienda que máximo sean de 25 a 50 gramos diarios.

La investigación no analizó los posibles beneficios de estos endulzantes.

Ver también:

5 alimentos que podrían acabarse por el cambio climático


0
0
0
s2smodern

Banner Fijo Superior UniAndes