Miércoles, 25 Abril 2018

Banner CEID 728x90px

Algunos alimentos humanos aparentemente inofensivos pueden ser letales para los perros.

 

15147532518 9243330ae0 b                                 BY Photo by tinto on Foter.com / CC BY

 
"Los perros en general reaccionan un poco diferente a la variación de la dieta en comparación con nosotros", dice Martine Hartogensis, D.V.M., subdirectora de la Oficina de Vigilancia y Cumplimiento en el Centro de Medicina Veterinaria de la FDA. Sus sistemas digestivos simplemente no están tan bien equipados como los nuestros para procesar y eliminar ciertos alimentos, dice ella.

Están acostumbrados a comer la misma comida comercial para perros todos los días, que está diseñada para proporcionarles todos los nutrientes que necesitan. La comida humana puede afectar el organismo de un perro y puede causar problemas de salud desde leves a graves.

No todos los alimentos de "personas" son necesariamente tóxicos para los perros, y no todos los perros reaccionan a ellos de la misma manera. Por ejemplo, los perros pequeños tienden a ser más sensibles que los grandes.

Después de monitorear las quejas y los eventos adversos a través del Portal de Informes de Seguridad de la FDA, la Agencia ha identificado los principales alimentos e ingredientes que podrían causar que los propietarios y sus mascotas se dirijan a un hospital de animales.

  1. Cebollas, ajos, puerros y cebolletas (Allium)
Las cebollas, el ajo y el cebollino, y cualquier alimento sazonado con ellos se han asociado con un trastorno llamado anemia hemolítica, dice Hartogensis, que puede dañar los glóbulos rojos de un perro. Lo mismo ocurre con las especias como la cebolla y el ajo en polvo. Si el perro come cualquiera de estos, hay que tener cuidado con los síntomas de la anemia hemolítica: desorientación, fatiga, apatía, encías pálidas y latidos cardíacos rápidos. A medida que la enfermedad progresa, los perros también pueden desarrollar orina oscura, ictericia y vómitos.

  1. Alimentos descompuestos
Algunos perros sirven como pequeñas aspiradoras, limpiando todas las migajas en el piso, pero eso no significa que puedan servir como un basurero vivo. Si un alimento tiene moho o se ha echado a perder, no se le debe dar al perro. Hay que procurar mantener las canecas de basura y los contenedores de compost en un lugar donde el perro no pueda acceder al interior de ellos.

  1. Alimentos fritos o grasos
Los alimentos que son demasiado grasos, como el pollo frito, son muy tóxicos para los perros, dice Hartogensis. Si comen lo suficiente, dichos alimentos pueden causar inflamación del páncreas, lo que hace que ese órgano produzca enzimas que pueden dañar gravemente los intestinos de la mascota. Esto puede poner en peligro la vida, dice ella: "Es realmente aterrador ver a un perro entrar con pancreatitis, porque están vomitando como locos".

  1. Uvas
Los científicos no están seguros de por qué las uvas son uno de los alimentos más tóxicos para los perros, o qué compuesto hace que los perros estén tan enfermos, dice Hartogensis, pero ha habido una asociación bien establecida entre las uvas y la insuficiencia renal aguda en algunos cachorros. Esto incluye pasas de Corinto y pasas de uva, que pueden entregar un golpe tóxico aún más fuerte que una uva, porque las frutas se secan y por lo tanto los compuestos están más concentrados.
Si el perro alcanza incluso a comer una sola uva, se debe observar signos de insuficiencia renal, que inicialmente puede incluir diarrea y vómitos, y luego dolor abdominal, deshidratación, letargo, bajo volumen de orina y debilidad, de acuerdo con el Colegio Americano de Medicina Interna Veterinaria. Cuanto más pequeño es el perro, menos uvas se necesitarán para enfermar.

  1. Nueces de Macadamia
Los dueños de mascotas deben mantener a sus perros alejados de todos los frutos secos, dice Hartogensis, pero especialmente vigilar las nueces de macadamia. Un perro tendría que comer una buena cantidad de nueces de macadamia para enfermarse, dice, pero si lo hace, podría deprimirse o experimentar fiebre, debilidad muscular y vómitos.

  1. Carne cruda
Si en humanos no sería racional un trozo de carne cruda en la boca, ¿por qué lo sería en un perro? Las carnes crudas pueden albergar bacterias potencialmente mortales como E. coli y salmonella, que pueden causar estragos en el sistema digestivo. Si bien los perros suelen ser menos propensos a las infecciones por bacterias como éstas en comparación con los humanos, las bacterias aún pueden enfermarlos, dice Hartogensis.
En febrero, por ejemplo, el fabricante de alimentos para mascotas Darwin's Natural Pet Products retiró dos lotes de sus comidas de vegetales crudos de pato y pollo después de que un perro sufriera diarrea recurrente durante nueve meses después de comer la comida. Las pruebas posteriores confirmaron la presencia de Salmonella.
Se debe recordar que la comida cruda para mascotas, ya sea preparada en casa o comprada en una tienda, también puede ser una fuente de bacterias dañinas para los seres humanos.

  1. Snacks salados
En grandes cantidades, los alimentos que contienen sal en exceso pueden causar envenenamiento por iones de sodio en los perros, lo que lleva a depresión, diarrea, fiebre alta, sed excesiva, daño renal, convulsiones y vómitos, dice Hartogensis. "Es casi como si se emborracharan", dice ella. Una papa frita o un pretzel probablemente no causen mucho daño, pero una bolsa entera podría, según la FDA. Los dueños se deben asegurar de que el perro tenga suficiente agua en todo momento, especialmente si tiene cercanía con algunos bocadillos salados.

  1. Xylitol
Cada vez más, los fabricantes están agregando este sustituto de azúcar bajo en calorías a los alimentos procesados ​​y otros productos como productos horneados, mentas para el aliento, encías, enjuagues bucales, cremas dentales y más. Los dueños de perros pueden no saber que incluso un poco del edulcorante puede causar un aumento rápido en los niveles de insulina de los animales, lo que podría hacer que el nivel de azúcar en la sangre caiga a niveles peligrosos.
"Incluso solo unos pocos chicles pueden ser bastante tóxicos", dice Hartogensis. Los perros pequeños son especialmente vulnerables porque los efectos dependen de la dosis. Los síntomas del envenenamiento por xilitol incluyen inicialmente vómitos y luego pueden progresar a desmayos, convulsiones, escalonamiento y debilidad.

¿Qué hay de nuestros amigos felinos? Los gatos también pueden ser sensibles a ciertos alimentos, como los Allium, pero según la FDA, son más selectivos que los perros, y es menos probable que coman algo que los enferme.

Consumer Reports señala que en caso de que se considere que la mascota ha sido intoxicada, se debe retirar primero la comida para que no coma más, dice Hartogensis y llevar al veterinario lo antes posible.


0
0
0
s2sdefault
powered by social2s

Banner Fijo Superior UniAndes