Sábado, 9 Diciembre 2023

La producción de alimentos genera impactos ambientales en tres aspectos clave: el recurso hídrico, la emisión de gases efecto invernadero y el uso de la tierra.

 Alimentos/Freepick/

Estudios recientes, publicados en la revista Science y en el portal Our World in Data, han clasificado los alimentos en función de su impacto en el medio ambiente. Según mediciones de dióxido de carbono equivalente (CO2e), la carne de res lidera la lista como el alimento con la mayor huella de carbono, con una cifra de 99 kilogramos de CO2e por cada kilogramo de carne final producida. Las emisiones de CO2e representan una medida estandarizada que cuantifica el impacto de calentamiento de diversos gases de efecto invernadero, como el metano y el óxido nitroso, en términos de la cantidad de CO2 que produciría el mismo efecto de calentamiento.

La producción de carne de res requiere una cantidad significativa de recursos, incluyendo tierra, agua y energía. Además, las vacas emiten metano durante su digestión, un gas que tiene un potencial de calentamiento entre 27 y 30 veces mayor que el del CO2 en un período de 100 años.

Segun la publicacion el segundo alimento con mayores emisiones es el chocolate amargo, un producto vegetal. La mayoría de sus emisiones provienen de cambios en el uso de la tierra, como la deforestación, lo que altera el equilibrio de las emisiones de gases de efecto invernadero y disminuye la capacidad de la tierra para absorber CO2. Sin embargo, en general, los datos revelan que los alimentos de origen animal tienden a generar más emisiones que los productos de origen vegetal.

alimentos contaminación/VisualCapitalist/

Las investigaciones de Poor & Nemecek indican que el 31% de las emisiones totales relacionadas con la alimentación provienen de la ganadería y la pesca, aunque estas cifras solo se vinculan con las emisiones de producción en las granjas. El 27% se deriva de la producción agrícola, donde el 21% se relaciona con la producción de cultivos destinados al consumo directo y el 6% a la producción de alimento concentrado para animales. El uso de la tierra contribuye con un 24% debido a la expansión de la agricultura y la conversión de bosques en tierras de cultivo o pastos, mientras que un 18% surge del procesamiento de alimentos y la cadena de suministro, aunque esto también ayuda a reducir las emisiones al evitar el desperdicio de alimentos.

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) afirma que más del 67% de las extracciones de agua dulce en el mundo se utilizan para la producción de alimentos. Además, el 78% de la contaminación de océanos y aguas dulces se origina en la agricultura.

Dentro de los diez alimentos que más agua consumen a nivel mundial, el 70% proviene de origen animal, resaltando así que estos productos no solo representan una carga de carbono mayor, sino también un mayor consumo de agua en comparación con los productos vegetales.

Emisiones agua/VisualCapitalist/

Los cacahuetes, el arroz y las nueces (que incluyen frutos de cáscara dura como avellanas, castañas y nueces) son ejemplos de alimentos de origen vegetal que consumen una cantidad inusual de agua. Estas investigaciones subrayan que la elección de nuestros alimentos tiene un impacto significativo en la reducción de nuestra huella ecológica, siendo incluso más relevante que la procedencia geográfica de estos.

0
0
0
s2smodern