Lunes, 30 Marzo 2020

En la séptima conferencia de la cátedra Nuestro Futuro de la UniAndes, el experto habló sobre lo que denomina "el buen antropoceno" y el rol de la humanidad ante la crisis ambiental actual.

cátedra 7 3

Foto: UniAndes

En los últimos años se ha presentado un álgido debate sobre “el antropoceno”, una etapa temporal geológica que precede al holoceno, en la cual ha estado el planeta aproximadamente desde el año 10.000 A.C.

Con el desarrollo de las civilizaciones, la naturaleza ha sufrido cambios drásticos, el hombre ha estado en el centro de las transformaciones que hoy tienen al planeta al borde de una crisis climática nunca antes vista. Por ese rol preponderante del hombre, diferentes científicos catalogan esta época como “el antropoceno”.

En la séptima conferencia de la cátedra abierta Nuestro Futuro, organizada por el Centro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible para América Latina y el Caribe de la Universidad de los Andes (CODS), Germán Andrade —biólogo e investigador senior del CODS — habló sobre “el buen antropoceno”, un concepto que ahonda en la capacidad de resiliencia del ser humano frente a la crisis ambiental actual y que reconoce la responsabilidad del ser humano frente a los cambios que ha sufrido el planeta.

“Ya se acabó el jardín del edén del Holoceno”, señaló el profesor Andrade. Más allá del debate sobre si el origen del antropoceno tiene raíces en el capitalismo, lo cierto, explicaba el profesor, es que desde el año 1950 se ha presentado una aceleración nunca antes vista en los cambios ambientales negativos para el planeta, así como un desarrollo industrial y tecnológico sin precedentes.

“El mundo ya no es como lo conocimos. Ha cambiado la estabilidad de la atmósfera”, decía Andrade en relación a factores específicos como los procesos de sedimentación actuales o de calentamiento global.

La circulación de capital, agregó el expositor, ha sido clave en todos estos cambios, así como el crecimiento demográfico. ¿Cuál debe ser la relación del ser humano con el mundo y esta nueva geografía? Hoy, a diferencia de siglos atrás, existen múltiples biomas humanos y un sistema planetario con una huella humana inocultable.

El antropoceno implica hablar sobre las representaciones, arte, cultura, humanidades, el origen de la vida, las barreras entre occidente y oriente y lo que entendemos por biósfera. Es, según Andrade, un concepto abierto. Con el buen antropoceno, decía, se trata de promover un cambio en la visión del mundo. “Nos volvimos el centro del mundo para mal. El ser humano debe estar en el centro no con arrogancia, sino con responsabilidad” .

El buen antropoceno, agregó, busca calificar la responsabilidad del ser humano con el planeta. Para aterrizar este concepto es necesario tocar temas políticos sensibles y otros de cooperación colectiva.

Frente a los futuros probables, donde el deterioro ambiental está en un primer plano, el buen antropoceno busca algunas salidas y nuevas formas de vivir . Andrade habló de un “catastrofismo iluminado”, donde se pueden encontrar alternativas distintas a lo que ya experimentado la humanidad en su historia.

Se trata, en otras palabras, de buscar el buen vivir. En Latinoamérica es un concepto que muchas comunidades utilizan para describir su experiencia armónica con la naturaleza. El profesor Andrade invitó a la audiencia a reflexionar al respecto y proponer una nueva relación humilde con la naturaleza.

 

 

0
0
0
s2smodern
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar

Banner Fijo Superior UniAndes