Miércoles, 19 Septiembre 2018
El jefe de la cartera, Luis Gilberto Murillo, reconoció a El Espectador que sería más razonable pensar en el 2025, y no en el 2020, para cumplir el compromiso.
minambiente 1 ok
Foto: Minambiente.gov.co

Entre octubre y diciembre de 2017, según el último reporte del Ideam, el 70% de las alertas tempanas de deforestación se localizan en los departamentos amazónicos de Caquetá, Putumayo, Meta y Guaviare. Solo cerca a Chiribiquete se presentó una quinta parte de todas las alertas tempranas de deforestación.

La crisis aumentó la semana pasada cuando se registraron, por lo menos, 24 puntos de incendio que están relacionados con actividades ilegales y deforestación.

“De las 5 áreas críticas que se establecieron con 24 puntos de incendios, ya se han logrado controlar 7. Siguen activos otros 7 y se han liquidado 10 puntos, lo cual es un buen avance en estos tres días de trabajo”, dijo el ministro desde San José del Guaviare.

Esa situación ha llegado tan lejos que incluso la Gobernación del Guaviare tomó medidas como decretar la calamidad pública, lo que ha permitido actuar de manera más efectiva.

De acuerdo con el Sistema de Información Ambiental Territorial de la Amazonia Colombiana, del Instituto Amazónico de Investigaciones Científicas (Sinchi), en esta zona del país se registran un total de 2.045 reportes de fuegos, notificados entre el 25 y 26 de febrero, siendo los departamentos más afectados Guaviare y Meta con 791 y 512 incendios respectivamente.

En medio de la emergencia el ministro de Ambiente, Luis Gilberto Murillo, reconoció en medio de la resignación que será muy difícil cumplir la meta de llegar a cero deforestación en la Amazonía en 2020.

"La cero deforestación para la Amazonía está muy, muy lejos de cumplirse en 2020. No por eso vamos a dejar de trabajar por alcanzarla. Hay quienes sugieren que se puede fijar una nueva meta para 2022, otros para 2025", aseguró el ministro en entrevista con El Espectador.

Pero incluso fue más allá y dijo que no son solo campesinos los que están quemando los árboles. "Tumbar bosque y quemar puede costar entre $1 millón y $3 millones. Un campesino por lo general no puede pagar eso. Hay fuerzas más poderosas detrás de las quemas".

Sin embargo Murillo dijo que el atraso en la meta de deforestación no va a afectar la otra meta, la del acuerdo de parís, de reducir 20% las emisiones de carbono para 2030.
0
0
0
s2sdefault

Banner Fijo Superior UniAndes