Domingo, 22 Octubre 2017
Banner Fijo Superior

Donald Trump declaró a California en estado de emergencia por amenazas de inundación y derrumbe de la represa Oroville. 200.000 personas fueron evacuadas para evitar consecuencias mortales en caso de un colapso.

Tras años de sequía en el estado de California, Estados Unidos, las fuertes lluvias y nevadas de esta temporada de invierno tienen en alerta a las autoridades, debido al alto nivel del agua que se presenta en la represa de Oroville. Esta estructura fue construida en 1968; se ubica sobre el río Feather, en la ciudad de Oroville, condado de Butte, y es la represa más alta del país con 230 metros de altura. De ella se desprende el lago Oroville cuyas aguas son usadas para generar electricidad, agua potable y de riego para el sur de California y todo su valle central.

OrovilleFoto tomada de www.univision.com

Ahora, casi 50 años después de su construcción, fue necesario activar por primera vez el desagüe de emergencia de Oroville para evitar una verdadera catástrofe, pues el volumen de agua acumulado era tal, que se temía que al agua se rebosara ocasionando una inundación de mortales dimensiones.

Durante una liberación controlada del agua, los ingenieros notaron que uno de los dos aliviaderos se encontraba con un cráter de 152 metros de largo en su estructura, pero debido al gran exceso de agua en el embalse, fue necesario continuar con la operación de dicho aliviadero, empeorando su condición. La situación se agravó cuando el aliviadero auxiliar entró en operación y su capacidad fue superada por el nivel del agua, ocasionando una alerta de inundación y derrumbe sobre todas las poblaciones que viven en la cuenca del río Feather. Ante semejante emergencia, el presidente Trump declaró estado de emergencia en California y las autoridades ordenaron la evacuación inmediata de 200.000 habitantes de la zona.

CraterFoto tomada de www.bbc.com

El lago artifical Oroville creado por la represa, tiene una capacidad para almacenar 4.300 millones de metros cúbicos de agua, por lo que la emergencia implica que una pared de agua de casi 10 metros de altura, caiga sobre las poblaciones aledañas a la infraestructura. Dada la necesidad de desagüe del embalse, unos 5 millones de peces han requerido ser trasladados desde el lago hasta un criadero estatal para evitar una catástrofe ambiental en caso de un colapso de la infraestructura. A pesar de que el nivel de las aguas ha disminuido, para esta semana se esperan tormentas por lo cual los operarios se encuentran en alerta tratando de evacuar la mayor cantidad posible de agua antes del regreso de las lluvias y reparando el cráter del vertedero auxiliar. Las autoridades han permitido el regreso a casa de los habitantes evacuados, con la advertencia de una posible segunda evacuación.

Fuente: BBC, Univisión, Actualidad RT

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s

Banner Fijo Superior UniAndes