Domingo, 9 Agosto 2020

Emisión de gases nocivos, degeneración de terrenos aptos para el cultivo y agotamiento de recurso hídrico por el uso de grandes cantidades de agua en siembra, son los impactos más críticos que genera la producción de alimentos y biocombustibles en la actividad agrícola tradicional.

Con el tiempo, las condiciones del suelo se transforman por factores como la deforestación indiscriminada, erosión, salinización, contaminación de acuíferos y consumo de combustibles fósiles, todos derivados de la práctica agrícola humana, sin un estricto control de las autoridades ambientales en diferentes zonas del planeta.

Para enfrentar esta problemática, científicos de la Universidad de Stanford crearon una forma de mitigar daños en ecosistemas, a través del uso de paneles solares sobre cultivos. El agua, una vez empleada para limpiar los artefactos, se desplaza como sistema de riego a los lugares de siembra y de esta manera se consigue un significativo ahorro del recurso hídrico, señaló el ente académico.

El experimento inició en una zona de cultivo de ágave, planta productora de etanol que es usado como compuesto básico para elaborar biocombustibles. “agrovoltaíca”, denominado así por los investigadores fusiona la energía y la agricultura, con el fin de transformar monocultivos en diversidad de semillas, para sembrar en medio de los paneles solares.

El ágave probó ser muy resistente a climas secos, con un mínimo consumo de agua para sobrevivir y tuvo mejor comportamiento en la disminución de gases de efecto invernadero, frente a otros productos como maíz, caña de azúcar y pasto varilla.

La idea, puesta en marcha en Francia y la ciudad japonesa de Fukushima, obtuvo resultados óptimos en ambientes sostenibles y productivos. El equipo liderado por el estadounidense Sujith Ravi aseveró que su proyecto es una alternativa de aprovechamiento de recursos, para hacer del desierto un lugar amigable con la agricultura. "Esto podría derivar en una situación de ganancia neta, el agua ya es limitada en muchas áreas y su acceso estará aún más restringido en el futuro. Este enfoque nos permitirá producir energía y alimentos con la misma cantidad de agua." Concluyó Ravi.

El Laboratorio Nacional de Energía Renovable estadounidense inició una campaña de concientización a agricultores, para que ubiquen paneles solares en áreas poco utilizadas de sus granjas. Ellos estiman que los cultivos con energía fotovoltaica, podrían generar la electricidad suficiente para abastecer todo un estado. En ese sentido, la unión entre agricultura y energía solar se puede convertir en alternativa para resolver los impactos ambientales que ambas industrias generan en la naturaleza.
 

0
0
0
s2smodern

Editorial

Banner Fijo Superior UniAndes