Miércoles, 3 Junio 2020
“De niñas, cuando llovía, era normal usar las balsas hasta para ir a la tienda”, dicen entre risas dos hermanas de La Peña, corregimiento de Sabanalarga (Atlántico), de donde tuvieron que huir en 2010 unos 200 mil ribereños tras el rompimiento de 214 metros del canal del Dique que empujaron casi 1.400 m³ de aguas del río Magdalena hasta el embalse de El Guájaro.
 
Quienes retornaron hoy estrenan un malecón de 2 km levantado por la corporación Autónoma Regional del Atlántico (CRA) para evitar más desalojos, que costó 20 mil millones de pesos.
0
0
0
s2smodern
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar

Editorial

Banner Fijo Superior UniAndes