Martes, 23 Julio 2019
Luego de la deportación de decenas de colombianos residentes en la invasión Mi Pequeña Barinas, de San Antonio del Táchira, Venezuela, varios animales quedaron sin familia.
 
En un censo realizado por la Fundación animalista ambientalista Bolívar (Fundabolívar) se encontró un gran número de  animales domésticos y de corral, como conejos, cerdos, roedores y aves silvestres en estado de abandono y algunos con problemas de salud.
 
Para ayudar a estos indefensos seres, la Autoridad Única de Protección Animal y la gobernación del estado del Táchira implementaron un programa de alimentación y cuidado para atenderlos, mientras les buscan un hogar.
 
Por ahora, en este lado de la frontera,el grupo Cúcuta Adopta Mascotas está coordinando un plan de atención para los  animales que lograron llegar a Colombia y luego, en colaboración con Fundabolívar, encontrar a  sus familias.
 
0
0
0
s2smodern
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar

Editorial

Banner Fijo Superior UniAndes