Viernes, 30 Julio 2021

Un estudio de la revista Science publicados en The New York Times, comparó la huella ecológica de distintos tipos de leche animal y vegetal.

leche vegetalPixabay


De acuerdo a la investigación, la producción de alimentos respetuosa con el medio ambiente depende de muchos factores, como el consumo de agua, el uso de la tierra y las emisiones de CO₂, entre otros.

Según los datos del estudio de la revista Science publicados en The New York Times, entre las opciones de leche examinadas, la de vaca es la menos sostenible en cuanto a las emisiones de dióxido de carbono y al consumo de agua asociados a su producción. Sin embargo, la sostenibilidad de las leches vegetales también varía.

El documento menciona que cada litro de leche de vaca que se produce consume 628 litros de agua y genera 3,2 kg de CO₂. Incluso la bebida vegetal que requiere más agua, la leche de almendras, sólo consume el 60% de esta cantidad, mientras que leche de soja y de avena son opciones aún más sostenibles en lo que respecta al uso del agua. Por su parte, la leche de arroz provoca menos del 40% de las emisiones de CO₂ generadas por la leche de vaca.

El análisis también menciona que algunos tipos de queso, como el Cheddar o la mozzarella, pueden tener una huella significativamente mayor que el pollo o el cerdo, ya que normalmente se necesitan unos 5 kilos de leche para hacer un kilo de queso.

De acuerdo a los autores del estudio, Poore y Nemecek, en lo referente al uso de la tierra para producir leche de vaca se emplean 9 metros cuadrados en comparación con 0.3 para la leche de arroz, 0.7 para la soja, 0.8 para la de avena y 0.5 para la de almendra.

Además del tipo de leche, hay otro factor importante para determinar el impacto medioambiental: el método de producción. Un estudio de la Universidad de Cambridge, por ejemplo, ha demostrado que la huella de carbono de la leche de vaca puede reducirse significativamente si se pasa a una agricultura sostenible basada en los pastos.

En este, exploraron una gama de opciones para probar la hipótesis de que las dietas para vacas lecheras podrían formularse para reducir la huella de carbono (CFP) del alimento, aumentar la eficiencia de conversión de alimento potencialmente comestible para humanos en leche, aumentar la eficiencia del uso de nitrógeno (EUN) y reducir las emisiones de metano (CH 4 ) por kg de leche.

En el estudio, se formularon dietas basadas en pasto, ensilaje de pasto, ensilaje de maíz o paja, complementadas con piensos de materia prima, para cumplir con los requisitos de energía metabolizable y proteína metabolizable para una variedad de producción diaria de leche.

A niveles similares de producción de leche, la EUN, las emisiones de CH 4 y la CFP de la dieta fueron generalmente más altas para las dietas basadas en ensilado de maíz que para las basadas en pasto, ensilaje de pasto o paja.

 

Leche de vaca vs leche vegetal

0
0
0
s2smodern

Banner Fijo Superior UniAndes