Martes, 18 Septiembre 2018
Por la lucha contra el cambio climático, ya son varias las compañías suizas, alemanas, canadienses y finlandesas que buscan extraer el CO2 presente en el aire y comercializarlo como materia prima de múltiples productos y procesos.

Un reporte de la BBC presentó la nueva máquina desarrollada por la compañía suiza Climeworks, consistente en 18 ventiladores metálicos del tamaño de una lavadora doméstica, que se encargan de succionar el aire a su alrededor y retener en grandes filtros el dióxido de carbono allí presente.

En total, 900 toneladas de CO2 al año van a ser retiradas del aire circundante a la ubicación de la máquina, los cuales serán dirigidos a invernaderos cercanos para el crecimiento de diferentes variedades de vegetales. La comercialización de este dióxido de carbono ya inició y según reportes parciales de los invernaderos, los vegetales presentan un 20% más de crecimiento que en las condiciones previas.


Climeworks
                                                       Foto tomada de www.climeworks.com

La compañía reporta que dado que el proyecto se encuentra en su fase inicial, el costo del CO2 se encuentra en los 600 dólares americanos por tonelada, pero proyectan reducir este valor a 100 dólares americanos por tonelada una vez se escale la producción y se diversifiquen los usos de este popular gas de efecto invernadero. Los objetivos de Climeworks son ambiciosos, pues en primer lugar buscan vender el dióxido de carbono a empresas como Audi, quienes ya se encuentran en pruebas para crear un ¨ecombustible¨ consistente de agua y dióxido de carbono y en segundo lugar, acaban de inaugurar una nueva planta en Islandia, donde el CO2 capturado está siendo enterrado bajo la superficie con el propósito de que se convierta en roca de manera natural.

Ante el boom de este nuevo tipo de tecnologías, científicos alrededor del mundo han sentado su postura a favor y en contra de este tipo de soluciones. Los primeros declaran que para poder cumplir con las metas propuestas en el Acuerdo de París, no solo se requieren soluciones para disminuir desde las fuentes la cantidad de emisiones producidas, sino también soluciones que ayuden a eliminar el dióxido de carbono ya presente en la atmósfera, tal y como las propuesta de la mencionada empresa suiza.

Por su parte, los científicos en contra de estos desarrollos, declaran que los recursos deben invertirse en soluciones más eficientes como la plantación masiva de árboles y la implementación de técnicas sostenibles para el uso y manejo de suelos, lo cual incentiva a los gobiernos a trabajar en pro de soluciones de prevención y no de mitigación.


0
0
0
s2sdefault

Banner Fijo Superior UniAndes