Sábado, 20 Octubre 2018

Después de 34 años de verter el aceite usado en un caño de la ciénaga de Tesca, donde por estos días se realiza el XXXV Festival del Frito de Cartagena, las fritangueras lo venderán para convertirlo en biocombustible.

Se trata de una alianza entre el Instituto de Patrimonio y Cultura de Cartagena (IPCC) y la empresa Biogras, la cual consiste en que cada noche, al cerrar la venta del día, todos los puestos deben entregar a la empresa el aceite empleado y esta se encarga de someterlo a un proceso de renovación.

“El aceite solía ser arrojado a las aguas del caño, pero era necesario buscar una solución para no afectar el entorno”, señaló Bertha Arnedo, directora del IPCC.

Ella agrega que este proceso permite la reducción de emisión de gases y la afectación a los cuerpos de agua dulce, que además están reducidos en sus niveles por el fenómeno de El Niño.

El Festival del Frito se realiza cada año en Cartagena, en el marco de las fiestas de Nuestra Señora de La Candelaria.

0
0
0
s2sdefault

Banner Fijo Superior UniAndes