Jueves, 29 Octubre 2020

Según la escala microscópica elaborada por VisualCapitalist, el coronavirus, la bacteria, una gota respiratoria y una partícula de polvo son más pequeñas que el glóbulo rojo. 

Tamaño mundo microscopicofishpond.co.nz

De acuerdo al portal VisualCapitalist, últimamente, las mayores amenazas del mundo han sido de tamaño microscópico.

Desde la pandemia global de COVID-19 hasta los incendios forestales que arrasan la costa oeste de los EE. UU., los pulmones enfrentan varias amenazas en cada respiro.

Pero, ¿qué tan pequeñas son las partículas con las que estamos luchando actualmente? ¿Y cómo se compara su tamaño con el de otras moléculas diminutas?

Demasiado pequeñas para verlas

Si bien el coronavirus que causa COVID-19 es de tamaño relativamente pequeño, no es la partícula de virus más pequeña que existe.

Tanto el virus del Zika como el bacteriófago T4, responsable de la E. coli, son sólo una fracción del tamaño, aunque hasta la fecha no han cobrado tantas vidas como el COVID-19.

Las partículas de coronavirus son más pequeñas que los glóbulos rojos o blancos, sin embargo, una sola célula sanguínea sigue siendo prácticamente invisible a simple vista. Para la escala a continuación, se agregó un cabello humano como punto de referencia en el extremo superior del rango de tamaño:

 

PartículasTamaño medio (micrones, μm)
Virus del zika 45 nm (nanómetro)
Bacteriófago T4 225 nm (nanómetro)
Coronavirus
COVID-19 (SARS-CoV-2)
0,1-0,5 μm
Bacteria 1-3μm
Partícula de polvo ligera 1μm
Partícula de polvo: PM2.5 ≤2.5μm
Gotas respiratorias que contienen COVID-19 Los 5-10μm
Glóbulo rojo Los 7-8μm
Partícula de polvo: PM10 ≤10μm
Grano de polen 15μm
Leucocito 25μm
Umbral de visibilidad
(límite de lo que puede ver a simple vista)
10-40μm
Grano de sal 60μm
Arena de playa fina Los 90μm
Cabello humano Los 50-180μm

 

En el otro extremo del espectro, el polen, la sal y la arena son significativamente más grandes que los virus o las bacterias. Debido a sus tamaños relativos más altos, el cuerpo generalmente puede bloquearlos. Según el reporte, una partícula debe ser menor de 10 micrones antes de que pueda ser inhalada e ingresar en el tracto respiratorio.

Debido a esto, el polen o la arena generalmente quedan atrapados en la nariz y la garganta antes de ingresar a los pulmones. Las partículas más pequeñas, sin embargo, pueden deslizarse más fácilmente.

Contaminación del aire e incendios forestales

El virus que causa COVID-19 no es la única partícula que representa un riesgo para la salud. La contaminación del aire es una de las principales causas de muerte en todo el mundo ya que según el informe, es más mortal que el tabaquismo, la malaria o el SIDA.

Una de las principales fuentes de contaminación del aire es el material particulado, que puede contener polvo, suciedad, hollín y partículas de humo. Con un promedio de alrededor de 2.5 micrones, estas partículas a menudo pueden ingresar a lo más profundo de los pulmones humanos.

Con solo una fracción del tamaño entre 0.4 - 0.7 micrones, el humo de los incendios forestales representa un peligro aún mayor para la salud. La investigación también ha vinculado la exposición a incendios forestales no solo con problemas respiratorios, sino también con problemas cardiovasculares y neurológicos. La infografía a continuación, permite visualizar las diferencias de tamaño del mundo microscópico: 

El tamaño del mundo microscópico

 

El mapa animado de Flowing Data, muestra cómo se afectó la calidad del aire en la temporada alta de incendios forestales entre agosto y septiembre de 2020:

 

0
0
0
s2smodern

Banner Fijo Superior UniAndes