Sábado, 31 Octubre 2020

Aviones y barcos comerciales generalmente obtienen datos valiosos para alimentar modelos climáticos que debido a la pandemia, se han dejado de recopilar.


Aviones y barcos 600/Pexels

Un informe publicado en Scientific American, señala que en tiempos normales, cientos de miles de aviones y barcos cruzan el planeta diariamente, transportando pasajeros o transportando carga. Muchos de estos buques están equipados con instrumentos sensibles que pueden recopilar una variedad de información científica sobre su entorno, desde la temperatura del aire o del océano hasta la velocidad y la humedad del viento. Los científicos a menudo usan los datos para alimentar los modelos que usan para pronósticos meteorológicos y proyecciones climáticas.

Pero la desaceleración en los viajes mundiales ha generado preocupación entre los investigadores, quienes indican que sus pronósticos pueden estar viéndose afectados. Un nuevo estudio publicado en la revista Geophysical Research Letters, sugiere que la disminución en los viajes aéreos mundiales ha impactado en los modelos.

El estudio evaluó la precisión de las predicciones meteorológicas mundiales entre marzo y mayo de 2020 y los comparó con los pronósticos desarrollados durante los mismos meses en 2017, 2018 y 2019, así como con los pronósticos en febrero de este año, justo antes de la pandemia.

Los hallazgos sugieren que los pronósticos en gran parte del mundo se volvieron menos precisos después de la pandemia. Esa es una preocupación según el autor del estudio, Ying Chen, de la Universidad de Lancaster en el Reino Unido. De acuerdo al investigador, los agricultores, por ejemplo, dependen de pronósticos precisos para proteger sus cultivos y las compañías de servicios públicos estiman la cantidad de energía que se consumirá en un día determinado utilizando pronósticos de temperatura.

En una ola de calor, la demanda de electricidad tiende a elevarse a medida que las personas encienden sus aires acondicionados. Las empresas de servicios públicos no pueden equilibrar con precisión la energía generada versus la energía consumida, "esto podría afectar la estabilidad de la red eléctrica", dijo Chen.

El nuevo estudio no prueba que las restricciones de viaje hayan deteriorado las previsiones. Pero Chen argumenta que una disminución en el tráfico aéreo jugó un papel importante.

Por un lado, la diferencia en la precisión del pronóstico fue más pronunciada en el hemisferio norte que en el hemisferio sur. Los pronósticos del hemisferio norte tienden a depender más de los datos recopilados por los aviones, dijo Chen. Europa occidental es una notable excepción. Los pronósticos europeos no han sufrido tanto como otras partes del hemisferio norte, sugiere el estudio.

Según Chen, eso puede deberse a que Europa tiene una impresionante red de observatorios meteorológicos fijos, que recopilan constantemente los mismos tipos de datos que los científicos normalmente obtendrían de los aviones. En ese sentido, el investigador sugiere mejorar la red de estaciones meteorológicas terrestres en todo el hemisferio norte para ayudar a disminuir el impacto de futuros desastres mundiales que afecten los viajes aéreos.

Para compensar la falta de datos ocasionada por la pandemia, el estudio sugiere que se pueden recopilar datos con globos meteorológicos, los cuales pueden ayudar a contrarrestar la ausencia de aviones.

BOYA METEOROLOGICABoyas equipadas con instrumentos que continuamente envían información a tierra/Pexels

Una encuesta reciente del Sistema Mundial de Observación de los Océanos, una iniciativa de vigilancia de los océanos de las Naciones Unidas, sugiere que varios programas de observación de los océanos han sufrido durante la pandemia.

Los datos del Programa Ship of Opportunity, una iniciativa que recolecta mediciones oceánicas de embarcaciones comerciales y no científicas de todo el mundo, han disminuido en aproximadamente un 90%, sugiere el informe. Los datos meteorológicos de un programa similar, conocido como el Programa Aeronáutico Automatizado a Bordo, han disminuido de un 10%  a 15%.

Sin embargo, los científicos recopilan una gran cantidad de datos oceánicos de redes de boyas que han establecido a través del océano, equipados con instrumentos que continuamente envían información a tierra. Pero incluso estos sistemas autónomos requieren actualizaciones y mantenimiento. Y con menos barcos cruzando el océano, es posible que no estén recibiendo la atención que necesitan.

La red Argo, uno de los sistemas de sensores oceánicos autónomos más grandes e importantes del mundo, informó recientemente una reducción del 10% en los datos, señala el informe del Sistema Mundial de Observación del Océano. Esta red depende de los barcos para desplegar boyas de reemplazo según sea necesario. Por lo general, la red requiere alrededor de 80 implementaciones cada mes para mantener la red actualizada, señala el informe. Pero en mayo, solo fueron posibles 10 implementaciones.

Si estas condiciones continúan, aunque todavía no está claro que lo harán, la red podría reducirse en un 10% -15% para fin de año, advierte el informe.

Este tipo de observaciones oceánicas no solo informan pronósticos meteorológicos a corto plazo, sino que también se utilizan para controlar el cambio climático a largo plazo. Las interrupciones significativas podrían degradar los pronósticos del clima marino y los científicos que estudian el intercambio de dióxido de carbono entre el océano y la atmósfera, también dependen en gran medida de las observaciones tomadas de los buques de investigación.

0
0
0
s2smodern

Banner Fijo Superior UniAndes