Lunes, 13 Julio 2020

Según un estudio de la revista Nature Ecology & Evolution, las exportaciones  de China, USA, Europa y Japon han afectado gravemente la supervivencia 7.000 especies y de diferentes ecosistemas.

mono arana con sus dos bebes

El mono araña es una de las especies amenazadas por exportaciones de Brasil. / Foto 

Catorce6 conoció la investigación realizada por la revista Nature Ecology & Evolution, en donde se hace una detallada revisión del impacto que tienen las exportaciones en la biodiversidad de los países de origen de los productos, basándose especialmente en los proveedores de Estados Unidos, China, Japón y la Unión Europea.

La conclusión que expone el artículo habla de que el 30% de las especies amenazadas lo estaban debido al comercio internacional y que son casi 7.000 especies marinas y terrestres en grado de alerta.

El consumo en Estados Unidos amenaza a especies en la costa este y oeste del sur de México, en América Central, América del sur, Europa, el Sahel, el sureste de Asia y Canadá.

En el caso de Suramérica, se hace un énfasis especial en Brasil por tener la mayor afectación sobre bosques y especies amenazadas para la producción destinada a otros países. Para obtener café, por ejemplo, se arrasaron bosques en Mato Grosso, agravando la situación de la fauna que ya está en peligro de extinción.

Otro dato que revela Nature: en el sur de Brasil, la deforestación para los pastos destinados al vacuno pone en peligro al mono araña, una especie también amenazada en América Central.

mapa de efectos exportaciones

Foto: Nature Ecology & Evolution

A propósito hay que decir que aunque Colombia no tiene un capítulo especial en el texto, el Instituto Alexander Von Humboldt ha alertado que debido al crecimiento de tierras para agricultura y ganadería solo quedan 720.000 hectáreas de bosque seco tropical de las 9 millones con las que contaba el país. Ese cambio en los ecosistemas ha puesto en peligro casi 2.600 especies de plantas, 230 de aves y 60 de mamíferos.

Nature Ecology & Evolution señala que el estudio es importante porque ayuda a “localizar puntos calientes de biodiversidad amenaza generados por el consumo de bienes y servicios y puede ayudar a conectar a los conservacionistas, los consumidores, las empresas y los gobiernos a fin de mejorar las acciones de conservación.”

0
0
0
s2smodern

Banner Fijo Superior UniAndes