Lunes, 17 Febrero 2020
 
La cuenca del Río Dagua y la cordillera Occidental, entre Jamundí, Cali y Yumbo, son las zonas más afectadas por la explotación ilegal. Dos tipos de minería están dejando pasivos ambientales en el Valle del Cauca: la de los metales preciosos y la de carbón mineral, aseguró la Dirección de la Mesa Minera del Valle.
 
 
Históricamente la región se ha visto afectada por las extracciones de oro, pero no son las únicas, ya que los daños que dejan la explotación de material de río y de carbón son significativos. En el caso de la cuenca del Pacífico, las autoridades han encontrado que las actividades extractivas de materiales de construcción, vienen afectando el cauce y el nivel de profundidad de los ríos Cauca, Bugalagrande y Tuluá.
 
En un tramo de cuatro kilómetros sobre el Cauca, iniciando en Juanchito y llegando hacia Puerto Tejada, “se estaría descuadrando la ronda hídrica por esta actividad que crece sin control”, señaló Carlos Duque, director de la Mesa Minera y de Gestión Ambiental de la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca (CVC). En cuanto al carbón mineral, por los socavones, los daños son directamente sobre la montaña y sobre las áreas forestales. Según Duque, con una sentencia judicial se pudo recuperar el Cerro Banderas, donde se cerraron varias bocaminas de carbón para apoyar la reestructuración geomorfológica y ambiental del cerro, que está a cargo del Departamento Administrativo de Gestión del Medio Ambiente (Dagma).
 
Indicó que el efecto más grave causado al ecosistema es por el oro, debido a las cantidades de mercurio y cianuro que se arrojan a las fuentes hídricas y por los destrozos en el recurso forestal y el suelo, principalmente en la cuenca del río Dagua.
 
Duque hizo un llamado a denunciar las diferentes actividades extractivas e indicó que la responsabilidad de la minería no sólo recae sobre las autoridades ambientales, sino que el problema también le compete a la Policía y a los ciudadanos de los diferentes municipios. “La comunidad también debe aportar, porque es la que resulta más afectada”, puntualizó el funcionario. Informó que, desde 2011 cuando se creó la Mesa, se ha erradicado la minería ilegal entre un 85% y 90% en esa zona del país y se han destruido 60 bulldozers.
 
Sobre esta referencia, el coronel Juan Pablo Cabra, comandante del Batallón de Alta Montaña No. 3 Rodrigo Lloreda, afirmó que gracias a los múltiples operativos desarrollados en el Suroccidente Colombiano, principalmente en Buenaventura, se logró la destrucción de 14 retroexcavadoras en los últimos 10 meses. A pesar de esto, “la actividad y el número de túneles se multiplican”, señaló.
 
El pasado fin de semana las autoridades departamentales se reunieron con el nuevo ministro de Minas y Energía, Germán Arce, para analizar los problemas de minería en la doble calzada a Buenaventura. La preocupación es que en la zona hay al menos 324 socavones que se extienden entre Cisneros y Alto Zaragoza, además de encontrarse algunos túneles que superan los 25 metros de profundidad sobre la vía al mar.
 
nota johana 2
 
Según denuncias, la minería que se ha estado ejerciendo sobre el río Dagua, se estaría trasladando a los ríos Naya y Cajambre. Foto: Johanna Viáfara A.
0
0
0
s2smodern
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar

Banner Fijo Superior UniAndes