Sábado, 31 Octubre 2020
En las últimas horas el afluente del Valle de Aburrá presentó un aspecto físico alterado, con un color turbio y cobrizo que alertó a la comunidad de los límites entre Medellín y el municipio de Bello. Autoridades ambientales inspeccionaron la zona.
 
Luego de cuatro reportes de la ciudadanía por anomalías en el río, en área de influencia entre la autopista Medellín-Bogotá se desató una alarma atendida por Corantioquia, que determinó que “en la zona no se está realizando ningún tipo de explotación minera y no se encontró ningún deslizamiento activo”, explicó Laura Catalina Gil, jefe territorial Aburrá Norte de la autoridad ambiental antioqueña.
 
La preocupación obedece a que es la segunda vez que se presenta en los últimos meses coloración en el río Medellín, al igual que en años anteriores cuando el afluente ha tomado un aspecto azul y rojo, a causa de malas prácticas y vertimientos inadecuados por parte de empresas.
 
De manera preliminar, se sospecha de un deslizamiento ocurrido en un barrio del norte de la capital antioqueña, a pocos metros de la quebrada Cañada Negra, cuya situación está siendo investigada. Las autoridades ambientales invitan a la ciudadanía a denunciar de manera oportuna cualquier característica extraña en ríos y quebradas para una atención temprana.
 
 
 quebrada
 
 
El aspecto irregular del Río Medellín produjo alerta en las últimas horas. Autoridades ambientales ya atendieron el caso.
Foto: Corantioquia
0
0
0
s2smodern

Banner Fijo Superior UniAndes