Jueves, 17 Octubre 2019
Publicaciones

Así va la sustitución de zorras en Colombia

El éxito del Programa de Sustitución de Vehículos de Tracción Animal es contundente en Bogotá y Medellín. La capital del país ha conseguido la entrega del 95 por ciento de los caballos censados en 2010, mientras que Medellín alcanzó la entrega total de los 192 caballos que trabajaban como “zorra”. La capital antioqueña se ha convertido en ejemplo del proyecto para otras ciudades de América Latina.

Mientras la capital paisa logró eliminar de sus calles más de 200 cocheros, Bogotá, Cali y Ba­rranquilla aún no han culminado con el pro­grama de sustitución de vehículos de tracción animal que impulsan las diferentes alcaldías desde el 2010.

Este proceso, que comenzó en Medellín en 2008, fue liderado por la Alcaldía para regular el transporte de escombros y mejo­rar los problemas de movilidad que se estaban presentando en la ciudad. La inversión, de 2.800 millones de pesos, se represen­tó con la entrega de un recurso para un nuevo negocio a cada uno de los cocheros y el acompañamiento técnico, social, de capacitación y cursos de conducción para sus emprendimientos productivos.

“El tema de movilidad y protección animal se logró a través de este programa, el cual no solo les brinda mejor calidad de vida a los cocheros, sino que también se rescató a los caballos que estaban siendo víctimas de sobreesfuerzos”, afirmó Ana Milena Joya, secretaria de Medio Ambiente de la Alcaldía de Medellín.

De esta manera se entregaron un total de 192 caballos con sus respectivos coches, que fueron intercambiados por 142 moto­carros y 89 carreteros que escogieron alternativas de negocio como peluquerías y panaderías.

En Bogotá, el programa se inició en 2010 con un censo a 2.890 carreteros y la modificación de la Ley 769 de 2002, la cual men­ciona el proceso de erradicación de vehículos de tracción animal de las vías. Sin embargo, el proceso aún no ha culminado.

Los propietarios de las carretas provienen de las localidades de Kennedy, Rafael Uribe, Usme y San Cristóbal. Hasta el momen­to, 2.707 han escogido la opción de vehículos motorizados, 92 prefirieron planes de negocios y 20 se decidieron por planes de vivienda.

“Esto es un proceso mágico. La ilusión de observar cómo las familias han salido de la pobreza y se están convirtiendo en empresarios en el manejo de la indus­tria del reciclaje es muy importante para la ciudad”, afirmó en medios nacionales Gustavo Petro, alcalde de Bogotá.

Según la Secretaría Distrital de Movilidad, la razón por la cual aún no se ha finali­zado el proyecto es que 650 carreteros no aparecen y no se han podido cerrar convenios con universidades. Y enero de 2014 es la fecha límite.

Pero para muchos la parte más linda del proyecto no es solo el cambio de vida de los carreteros, también lo es el proceso de adopción al que fueron sometidos la ma­yoría de equinos —después de pasar por exámenes médicos exhaustivos— para volver a su hábitat natural.

“Tenemos convenios con la Universidad Nacional de Colombia y la UDCA, quienes se encargaron de recibir a los animales, revisarlos y someterlos a un proceso de recuperación que ha durado hasta más de dos semanas, tiempo en el que el equino está listo para ser adoptado”, aseguró Adriana Iza, delegada de la Secretaría de Movilidad de Bogotá.

El proceso de recuperación de los animales puede durar una semana y depende de los resultados de los exámenes de anemia infecciosa, que aparte de ser una enfermedad mortal, es la que se presenta con mayor frecuencia en los animales sometidos a este tipo de esfuerzos físicos.

Medellín, por su parte, entregó 181 caba­llos en adopción al centro de bienestar La Perla, encargado de cubrir sus necesida­des básicas y dejarlos listos para adopción a terceros.

En Cali, de acuerdo con el secretario de Salud Municipal, Diego Calero, del total de 661 carretilleros registrados para sus­tituir sus carretillas por vehículos automo­tores, 229 ya tienen todos sus papeles en regla, como dicta el Decreto 178 de 2012 que modificó la Ley 679 de 2002. Es decir, cuentan con certi­ficado de salud, esquema de vacunación contra la Encefalitis Equina Venezolana (EEV), un microchip de rastreo de la carretilla y registro de tránsito.

Gloria Hidalgo, representante del Sindicato de Carretilleros de Cali, explicó que los vehículos estarán afiliados a la Asociación Mutual Ecoambiental de Cali, conformada por el gremio carre­tillero.

Además de recoger escombros en sitios de acopio —actividad que realizarán en alianza con el municipio y las empresas de aseo de la ciudad—, prestarán servi­cios de transporte de materiales de construcción, residuos hospitalarios, de ferreterías, entre otros. “Cambian de vehículo, no de funciones”, explicó Hidalgo.

A pesar de que muchos de los potenciales beneficiarios han estado de acuerdo con la sustitución, aún existen varias inquietudes frente a temas puntuales como el futuro de las pobla­ciones vulnerables, el acceso a créditos, licencias de conduc­ción, precio de los vehículos y pago de infracciones.

La Secretaría de Movilidad de Bogotá aseguró que más de 2.500 beneficiarios del programa no sabían conducir y, sin embargo, asistieron al curso de seguridad vial y desde allí comenzaron todo el proceso de entrega de licencias.

Paralelamente se aclaró el tema referente a los créditos, ya que el dinero que reciben los acarreadores es el equivalente a 21 millones 200 mil pesos y el Distrito tiene más de ocho conce­sionarios de vehículos que están ofreciendo la sustitución por este monto.

Según el Ministerio de Transporte, ciudades como Bello (Antioquia), Ibagué y Pereira también se unirán al proceso.

Banner Fijo Superior UniAndes