Martes, 18 Junio 2019

“Como el pequeño patio para su corazón, el que cualquier persona quisiera tener y conservar” describe José Rodrigo Castaño Díaz la reserva que se empeñó en recuperar desde 1990, cuando recibió una herencia familiar de 120 hectáreas. Y aunque algunos consideraban ese acto como “un desperdicio”, él insistió. Se demoró siete años para reunir en una sola escritura a su nombre el 90 por ciento del predio de su abuelo, un total de 900 hectáreas que hoy son lo que se conoce como el Bosque de Niebla Guanacas, a 3.200 metros sobre el nivel del mar, en Santa Rosa de Osos, Antioquia. Esta reserva es colindante con predios (800 ha) que el municipio de Santa Rosa de Osos compró para proteger sus aguas y con la fundación han hecho una buena alianza en el cuidado de esta zona.

Castaño Díaz, creador de la Fundación Guanacas Bosque de Niebla en 2006, entendió muy temprano que si no se conservaba este lugar, estaría expuesto a la expansión agrícola y ganadera y en detrimento del agua. 

En este lugar ubicado en la cordillera Central y cuyo nombre de origen indígena significa “agua sagrada sobre piedra”, surgen 42 nacimientos de agua, se protegen 25 especies de mamíferos terrestres y volares, 172 especies de aves y ejemplares de río, anfibios, insectos y microorganismos de bosque. Adicionalmente, tienen presencia tres variedades de palma de cera y 7.500 robles sembrados para repoblar la reserva.

Guanacas se ha convertido en un referente importante de conservación en la zona y esta visibilidad se ha materializado en convenios con diferentes entidades: con la Umata de Santa Rosa de Osos y Corantioquia, para la siembra de árboles nativos; con HVM Ingenieros para sembrar especies nativas con el fin de mitigar el impacto por la construcción de minicentrales energéticas, y un convenio con Corantiquia-EPM para asesorar a familias del Páramo de Santa Inés (Belmira) sobre el uso del agua, entre otros. Una de sus más importantes acciones ha sido el rescate de flora y fauna, en convenio con la compañía minera canadiense Red Eagle Mining, que ejecuta el proyecto minero San Ramón en Santa Rosa de Osos.

La Fundación Guanacas ha sido reconocida con la Distinción “Vida” de Corantioquia (2011), el Certificado de Responsabilidad Social de Fenalco (2012), el Escudo de Armas de la Ciudad de Santa Rosa de Osos (2013), el Premio Ambiental Caracol Televisión (2013) y el Premio “Toda una Vida” de Corantioquia (2015).

Actualmente, la Fundación Guanacas promueve la vinculación de particulares o empresas con el Programa Bono Palma de Cera, que busca garantizar la conservación al interior de la reserva mediante la compra de un ejemplar del árbol nacional, que no puede ser talado. Quien adquiera el bono es dueño de su palma a perpetuidad, la cual es heredable, conoce la ubicación exacta de su planta, que está georrefenciada y apoya el fortalecimiento de un corredor biológico en las montañas antioqueñas.

 

Guanacas2
La zona es una estrella hídrica donde nacen 42 fuentes de agua y en la reserva hay tres de
las variedades de la palma de cera, el árbol nacional. / Fotos: Cortesía Fundación Guanacas

0
0
0
s2smodern

Banner Fijo Superior UniAndes