Lunes, 23 Septiembre 2019

Con el objetivo de compensar el daño ambiental causado por la intervención humana, el programa Saving the Amazon invita a la gente a reforestar el Amazonas con su nombre. Se trata de una asociación con ocho comunidades indígenas del Vaupés que se encargan de sembrar y mantener los árboles a cambio de recibir una remuneración que se transforma en beneficios para sus miembros.

Los indígenas cubeos piensan que los humanos morimos dos veces, primero cuando dejamos de respirar y luego cuando nuestro nombre se deja de pronunciar. Es con base en esa premisa que en 2012 surgió la idea de sembrar un árbol con el nombre de cada persona que decida dar su aporte, de manera que el nombre quede plantado en el Amazonas. “Queremos invitar a todo el planeta. Si seguimos emitiendo CO2 como lo hemos hecho, para el año 2030 es posible que la temperatura suba 2 grados y si sube puede haber un cataclismo ecológico. Para evitarlo hay dos maneras: eficiencia energética y sembrar árboles”, explicó la presidenta de la organización, Ximena Patiño. Los árboles, entre otros muchos beneficios, transforman el dióxido de carbono, responsable del efecto invernadero, en biomasa, minimizan los riesgos de inundación y evitan la erosión.

Tanto empresas como particulares pueden comprar árboles por US$20 (60.000 pesos colombianos) a través de la página web http://www.savingtheamazon.com/ y hacerlo a nombre personal o de un tercero a manera de obsequio. La comunidad indígena procede a sembrar el árbol con el nombre de la persona, y luego se sube la ubicación geográfica a Google junto con la foto para que se pueda ver en la página web o en la aplicación móvil.

Le puede interesar: Por maderas preciosas germina ilegalidad

Las tribus que plantaron el árbol lo cuidan los primeros 36 meses para garantizar que se mantenga vivo, y cada tres meses toman fotos de los árboles para que la persona pueda seguir su crecimiento. Como producto de la compra, se entrega un diploma y las empresas también reciben beneficios tributarios.

De acuerdo con Patiño, para incursionar en la zona los indígenas pusieron solo una condición: “Pedimos que nosotros los indígenas, que conocemos nuestra región, seamos los que digamos cómo se hace la siembra, qué se siembra y dónde se siembra”. Así lo ha respetado Saving the Amazon, reconociendo su sabiduría ancestral.

Hasta ahora se han sembrado 5.800 árboles. El propósito es sembrar 72.000 ejemplares cada mes, con el fin de reforestar el Amazonas, que ha sufrido el impacto del tráfico ilegal de madera, la deforestación para cultivos ilícitos y la quema para ganadería (Entérese: Ganadería, “talón de Aquiles” del suelo en Colombia).

Impacto social

El líder indígena cubeo Julián López señaló que el programa les ha traído grandes beneficios, ya que ahora las familias pueden tener un ingreso y costear vestimentas, útiles escolares y otras necesidades. “Prácticamente el dinero llega directamente a la comunidad y la persona toma su platica. Todo el que siembra gana”, afirmó. Patiño agregó que se escogió el Vaupés “porque es un departamento indígena y de todos es el que tiene menos actividad económica y en este momento la tasa más alta de desnutrición infantil. Es allí donde podíamos tener un impacto social”.

El objetivo es trabajar con las 217 comunidades indígenas y las 18 asociaciones. Actualmente, 70 familias de 150 se están beneficiando.

Con la iniciativa también se construyó el hotel Waracapurí en Mitú, donde se hospedó el equipo de filmación de la película El abrazo de la serpiente. Allí se puede legar por vía fluvial desde el aeropuerto de Mitú (Vea también: El abrazo de la serpiente. ¡Primera película ambiental de consumo masivo!).

Amazonas

0
0
0
s2smodern
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar

Banner Fijo Superior UniAndes