Jueves, 28 Mayo 2020

La CAR hizo una inversión cercana a los 15 mil millones de pesos para intervención del jarillón y evitar emergencias como las registradas en 2010 y 2012.

WhatsApp Image 2019 07 02 at 10.11.40 AM

Foto: CAR

Con inyecciones de cal realizadas a profundidades de 6 y 3 metros, dispuestas a lo largo de los tres kilómetros del jarillón sobre las márgenes izquierda y derecha del río Suárez, en el sector Laguneta, en San Miguel de Sema (Boyacá) y Simijaca (Cundinamarca), se redujeron los niveles de amenaza y vulnerabilidad por desbordamiento e inundación que se presentan en la región, y que podrían afectar a miles de hectáreas dedicadas a las actividades agropecuarias.

Las intervenciones, realizadas por la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca – CAR, se efectúan debido a la fractura completa de los muros de contención, como consecuencia de los cambios climáticos y físicos del suelo, la ocurrencia de eventos extremos intempestivos en los años 2010 y 2012 sobre la cuenca Ubaté – Suárez, además de la necesidad manifestada por la comunidad, de evaluar problemáticas de procesos de inestabilidad en los jarillones, de socavación lateral acelerada y de sedimentación en el lecho.

Con los informes técnicos de la CAR, se ejecutaron las obras de mantenimiento hidráulico y asistencia técnica, donde inicialmente se contrataron los diseños de detalle, los cuales permitieron establecer e identificar soluciones más adecuadas en la zona, donde finalmente se adelantó la intervención aproximadamente tres kilómetros, iniciando en las bombas del Vallado Grande, de la Asociación de Usuarios del Distrito de Adecuación de Tierras, Riego y Drenaje de la vereda Hato Viejo San Miguel de Sema (Boyacá) –ASOHATOVIEJO, y finalizan en el puente Concreto, las mismas acciones se cumplieron en la vereda Pantano del municipio de Simijaca (Cundinamarca).

Dentro de las actividades técnicas realizadas se encuentra la excavación mecánica, sellamiento de grietas con cal; suministro e instalación de geotextil; relleno con triturado grueso y material seleccionado y el suministro e instalación de geomalla biaxial. Las inyecciones de cal fueron realizadas a profundidades de 6 y 3 metros, dispuestas a lo largo de los 3 km del jarillón margen izquierdo y en el margen derecho.

“Con el fin de preservar y mantener la integridad de las obras se dispuso de barreras rellenables sobre la corona del jarillón para prevenir el uso inadecuado del tránsito de vehículos y semovientes, los cuales debido al peso de los automotores pueden generar la inestabilidad de las obras, en este sentido, es fundamental el compromiso de las Administraciones Municipales y la comunidad aledaña para evitar el tráfico sobre el sector”, indicó Rosemberg González Director de Infraestructura Ambiental de la CAR.

0
0
0
s2smodern
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar

Banner Fijo Superior UniAndes