Martes, 23 Julio 2019

Empocaldas no ha dado solución a la contaminación generada por el vertimiento de aguas residuales desde hace 27 años a este espejo de agua de 150 hectáreas.

 Charca de Guarinó600Charca de Guarinó / Carlos Martinez - Wikipedia

Ubicada en el corregimiento de Guarinocito, la Charca de Guarinó es uno de los pocos ecosistemas naturales con los que cuenta el municipio de La Dorada Caldas. Esta tiene una extensión de aproximadamente 150 hectáreas y es el hogar de una gran variedad de aves, mamíferos pequeños, insectos, anfibios y peces. Por mucho tiempo, ha sido catalogado como un atractivo turístico por sus hermosos paisajes, la pesca deportiva y el avistamiento de aves. Sin embargo, desde hace 27 años padece el vertimiento de aguas residuales de un corregimiento que ha venido en constante crecimiento.

Estas aguas generan olores fétidos, alteración del pH, disminución del oxígeno, acumulación de desechos sólidos y alta turbiedad. Ante esta problemática, el concejal Jairo Perdono Ortiz, afirma que los pescadores de la zona interpusieron una acción popular sobre el tema de la contaminación en un juzgado de La Dorada Caldas, el cual falló a favor de los pescadores y obliga a la Empresa de Servicios Públicos de Caldas – Empocaldas, a dar una solución inmediata que remedie el vertimiento de las aguas residuales. Sin embargo, hasta el momento no se ha cumplido.

El concejal también asegura que ha oficiado sobre esta problemática a diputados del departamento de Caldas, al Ministerio del Medio Ambiente, a CorpoCaldas, CorMagdalena, a la Alcaldía de La Dorada y hasta el mismo presidente Juan Manuel Santos Calderón, pero afirma que a la fecha no ha recibido una respuesta concreta sobre este tema.
Por su parte, en una sesión de debate de control político realizada por el Consejo de La Dorada Caldas en días pasados sobre este problemática a Empocaldas, los funcionarios de la empresa asistentes al recinto aseguraron que ellos ya han cumplido el fallo, haciendo la compra de un lote para la construcción de una planta de tratamiento de aguas residuales (PTAR) que tiene un costo aproximado de 6000 millones de pesos. Además, presentaron los estudios al Ministerio del Medio Ambiente para su aprobación, pero el dilema es que aún no se cuenta con estos recursos.

Ante la falta de soluciones, los concejales se han encadenado varias veces para llamar la atención de quienes tienen la responsabilidad de dar una salida a esta problemática. 

WhatsApp Image 2018 05 19 at 11.47.34 AMConsejales encadenados / Concejal Jairo Perdomo Ortiz.


0
0
0
s2smodern
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar

Banner Fijo Superior UniAndes