Domingo, 19 Agosto 2018
En una sentencia sin precedentes, Dewayne Johnson le ganó en primera instancia un duro pulso a la compañía y tendrá derecho a 290 millones de dólares.
jardinero
                                                           Dewayne Johnson durante la lectura del fall. / Foto: AP

Johnson desarrolló un linfoma no Hodgkin incurable (afección por la que se forman células cancerosas malignas en el sistema linfático), que, según él, apareció tras utilizar los productos de la compañía en los terrenos escolares de la ciudad de Benicia, en California, razón por la que demandó a la multinacional.

La juez encontró que la compañía actuó con “malicia” y que su herbicida Roundup, y su versión profesional Rangerpro, contribuyó “sustancialmente” a la enfermedad terminal del jardinero. Pero además la encargada del caso explicó que la actuación irregular se dio por no advertir que la IARC había catalogado el químico como probablemente cancerígeno.

Por estos motivos el juzgado de San Francisco decidió indemnizar con 290 millones de dólares al demandante, que se mostró muy emocionado y calificó la decisión como un “precedente” de marca mundial.

Y sí lo es porque se trata de la primera vez que Monsanto, adquirido por la alemana Bayer en junio por 66.000 millones de dólares (53.373 millones de euros), se encuentra sobre el banquillo de los acusados en EE.UU. por los potenciales efectos cancerígenos de estos productos que contienen glifosato.

Un portavoz de Bayer advirtió que apelará la decisión y le dijo a la agencia de noticias AFP que "sobre la base de las conclusiones científicas, las opiniones de las autoridades reguladoras en todo el mundo y la experiencia práctica de décadas usando glifosato, Bayer está convencido de que el glifosato es seguro y no causa cáncer".
0
0
0
s2sdefault

Banner Fijo Superior UniAndes