Martes, 26 Septiembre 2017
Banner Fijo Superior

Según expertos, las fuertes corrientes y la gran cantidad de sedimentos que estas arrastran obligan a los peces a ir a otras zonas.

Angustiados se encuentran pescadores de varios municipios de los departamentos de Sucre y Córdoba debido a la baja producción de peces que se encuentran por estos días en los ríos que atraviesan esa zona del Caribe colombiano.

Según los pescadores la situación se debe al aumento del nivel y del caudal de los ríos como consecuencia de la temporada de lluvias, ya que muchos peces prefieren huir a aguas menos turbulentas y la concentración en las zonas de pesca es menor.

“Es una situación paradójica, porque cuando más agua hay, menos peces tenemos. Lo que pasa es que la mayoría de peces se trasladan a otras zonas. En época normal, es decir, antes de la temporada de lluvias, es normal pescar más de 100 peces diarios de diversas especies. Ahorita, en época invernal no se pescan más de 30 y eso si se espera mucho tiempo y en ciertas zonas. La preocupación para algunos compañeros es que no pudieron abastecerse porque antes de las lluvias estaba la sequía en donde tampoco había agua y por ende tampoco peces. Entonces el tema los afecta bastante desde el punto de vista económico”, expresó Lázaro Moreno, vocero de la Asociación de pescadores de Sucre.

Rios de SucreCrédito Foto: El Meridiano

Por su parte, Adolfo Molina, Biólogo, especialista en especies acuáticas, ratificó que la disminución en el número de peces está directamente relacionada con la ola invernal. Según Molina las fuertes corrientes y la acumulación de sedimentos ahuyentan estos animales a otras zonas.

“Es una condición que se presenta en todos los ríos. Sin embargo en el caso de zonas bajas y costeras como la nuestra, se da con más fuerza ya que son áreas que reciben gran parte de las corrientes proveniente de las regiones más altas del país. Lo que sucede es que los ríos aumentan su caudal y nivel de forma considerable y esto arrastra toda clase de sedimentación y desechos que contaminan y disminuyen los nutrientes y oxígenos del agua por lo que estos animales, en una reacción casi instintiva, se mueven a otras zonas y se ponen fuera del alcance de los pescadores. Sumémosle a eso que muchos peces resultan arrastrados por la fuertes corrientes y van a parar a otros cuerpos de agua o incluso mueren”, concluyó Molina.

 

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s

Banner Fijo Superior UniAndes