Miércoles, 28 Octubre 2020

Una bacteria bucal común, puede desencadenar cambios en algunos tumores primarios, responsables de metástasis peligrosas.

bacterias bucales 600Fusobacterium nucleatum, que normalmente vive inofensivamente en las encías, parece tener un papel en la propagación de algunos cánceres de colon, esófago, páncreas y, posiblemente, mama./Foto: news.sky

Un reciente informe publicado en Scientific American, relacionó la enfermedad metastásica (responsable de nueve de cada 10 muertes por cáncer) con una bacteria bucal común. Fusobacterium nucleatum, que normalmente vive inofensivamente en las encías, parece tener un papel en la propagación de algunos cánceres de colon, esófago, páncreas y, posiblemente, mama.

Los estudios de laboratorio y la evidencia en pacientes indican que el microbio puede viajar a través de la sangre e infectar las células tumorales al adherirse a una molécula de azúcar en su superficie. Allí provoca una serie de señales y respuestas inmunitarias que se sabe que hacen que las células tumorales migren.

Si se confirma aún más, el trabajo con F. nucleatum podría contribuir a una comprensión cada vez mayor de cómo el microbioma influye en la progresión del cáncer e incluso podría señalar el camino hacia nuevos enfoques de tratamiento.

De acuerdo al informe, con una higiene dental deficiente, diabetes no controlada y otras afecciones, F. nucleatum puede volverse rebelde y causar periodontitis, amigdalitis, apendicitis e incluso trabajo de parto prematuro.

Una conexión con el cáncer colorrectal se insinuó por primera vez hace unos nueve años, cuando dos grupos de investigación descubrieron que el ADN de la bacteria estaba sobrerrepresentado en el tejido tumoral de colon en comparación con el tejido normal.

Desde entonces, decenas de estudios han encontrado que la infección en las células tumorales es un signo de problemas: está relacionada con un peor pronóstico en pacientes con cáncer de páncreas, esófago o colorrectal; resistencia a la quimioterapia en los dos últimos grupos; y metástasis en el cáncer colorrectal, que es ella tercera neoplasia maligna más común y la segunda más mortal del mundo

Este año, al menos tres estudios sobre el cáncer de colon, realizados por equipos separados, señalaron un papel activo. “Llegamos a la misma conclusión a través de diferentes vías”, dice el bioquímico Daniel Slade de Virginia Tech. Slade y sus colegas, quienes descubrieron que cuando las células tumorales de colon humano cultivadas eran invadidas por la bacteria, producían dos proteínas inflamatorias llamadas citocinas, específicamente interleucina-8 y CXCL1, que se ha demostrado que promueven la migración de células malignas.

En segundo artículo informó que la bacteria induce cambios en la regulación genética que estimulan la metástasis a los pulmones en ratones. Un tercer estudio determinó que la abundancia de F. nucleatum en tejido de cáncer de colon humano se correlaciona con la cantidad de metástasis y, en ratones, identifica señales adicionales por las cuales el microbio puede “orquestar” la metástasis.

Slade y sus colegas también han demostrado que la bacteria incita una especie de tormenta de citocinas que tiene como objetivo controlar la infección pero que, en última instancia, exacerba el cáncer. “Es como echar gasolina a un fuego ya encendido”, dice Slade.

Algo similar puede estar sucediendo en algunos tumores de mama. En junio, un equipo dirigido por el microbiólogo Gilad Bachrach de la Universidad Hebrea informó haber encontrado ADN de F. nucleatum en el 30 por ciento del tejido de cáncer de mama humano examinado y la bacteria era más común en las células cancerosas que expresaban gran parte de la molécula de azúcar superficial Gal / GalNAc.

Los investigadores también demostraron que la infección promueve el crecimiento de tumores primarios y metástasis en modelos de cáncer de mama en ratones. "Los datos implican que fusobacterium no es una causa de cáncer, pero puede acelerar la progresión", dice Bachrach.

“Los hallazgos son intrigantes y tienen sentido”, dice Joan Massagué, del Memorial Sloan Kettering Cancer Center, quien es un investigador líder de metástasis. La inflamación es invariablemente parte del proceso metastásico, dice, por lo que una infección que incita una reacción inflamatoria dramática en un tumor tendrá una consecuencia: "ayuda a las células cancerosas a participar en un comportamiento móvil e invasivo".

Los descubrimientos sobre fusobacterium son parte de un campo en rápido movimiento que ilumina la forma en que el microbioma promueve y combate el cáncer. Muchos medicamentos de inmunoterapia modernos, funcionan mejor en presencia de microbios benéficos, al igual que algunas quimioterapias más antiguas.

Algunos científicos imaginan que fusobacterium eventualmente podría convertirse en un luchador contra el cáncer. Dada la atracción del microbio por un azúcar en las células tumorales, sugieren que tal vez podría desplegarse como un caballo de Troya, unido a medicamentos contra el cáncer y llevándolos directamente a un objetivo maligno.

 

0
0
0
s2smodern

Banner Fijo Superior UniAndes