Martes, 20 Octubre 2020
En 2014 se presentaron 40.768 casos, en 2015 aumentaron a 55.866 y el año pasado fueron 83.356.

En los últimos dos años se ha visto un aumento en el número de personas afectadas por malaria, especialmente en los departamentos del Chocó, que cuenta con casi la mitad de los casos registrados, Nariño, Antioquia, Córdoba y Buenaventura.

Según expertos, este fenómeno es causado por el calentamiento global, la pobreza y la ineficiencia de los programas de diagnóstico y prevención de esta enfermedad en el país.

“En Colombia se hizo un programa con ayuda del Fondo Mundial que duró cinco años y dio resultados. Pero se acabó, lo que ha hecho que de nuevo la enfermedad se propague, especialmente en la costa del Pacífico”, indicó Iván Darío López, director del Programa de Estudio y Control de Enfermedades Tropicales (Pecet) de la Universidad de Antioquia. Quien afirmó que la proliferación de la enfermedad se debe a la debilidad del gobierno nacional a la hora de dar continuidad a las políticas de prevención, sanidad y trabajo en comunidades. 


19Malaria                                                                            Foto tomada de www.dailymail.co.uk

A su vez el científico Manuel Elkin Patarroyo indicó que “el tema quedó en manos de las Gobernaciones y los municipios, que en su mayoría no invierten los recursos o no les interesa”.

Para el inmunólogo la situación es preocupante, debido a que por el calentamiento global la enfermedad se está expandiendo a lugares donde ni siquiera había presencia de mosquitos, pues ahora encuentran temperaturas apropiadas para el desarrollo de las larvas.

A esto se suma que la malaria camina siempre alrededor de los migrantes y los trashumantes, como cultivadores de coca, erradicadores, mineros ilegales, que se están convirtiendo en los principales reservorios del parásito.Ante esta situación, Diego Alejandro García, subdirector de Enfermedades Transmisibles del Ministerio de Salud, afirmó que la entidad ya fijó metas y acciones con Gobernaciones, Alcaldías y universidades, que ya están mostrando resultados en la disminución de la epidemia; pues este año van solo 37.000 casos y esperan que al final de año llegarán a 50.000.

A pesar de estos avances, el funcionario advierte que uno de los problemas a los que se enfrenta el país a la hora de controlar la enfermedad es la falta de continuidad de las políticas y que estas dependan finalmente de las autoridades locales. “Hace un tiempo estuvimos en una capacitación de microscopistas en Nuquí, Chocó, y cuando volvimos a los dos meses, el alcalde lo había removido porque no le podía dar el contrato a una sola persona. Así se gestionan este tipo de políticas en los municipios: mal”, concluyó García.


0
0
0
s2smodern

Banner Fijo Superior UniAndes