Martes, 23 Abril 2019
Además de confirmarse que el 2018 fue el cuarto más caliente, también se comprobó que temperaturas de tierra y océano están por encima del promedio del siglo XX.

nasayoutube                                                                                                           Foto: NASA

La tendencia de calentamiento a largo plazo de la Tierra continuó en 2018 ya que el calor persistente en grandes extensiones de tierra y océano resultó en el cuarto año más caluroso del mundo en el registro climático de 139 años de la Administración Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA). El año se ubica justo detrás de 2016 (el más cálido), 2015 (el segundo más cálido) y 2017 (el tercero más cálido).

En análisis separados de las temperaturas globales, los científicos de la NASA, la Oficina del Met del Reino Unido y el enlace externo de la Organización Meteorológica Mundial también alcanzaron la misma clasificación de calor.

Según la NASA, las temperaturas globales en 2018 fueron de 1.5 grados Fahrenheit (0.83 grados Celsius) más altas que la media de 1951 a 1980. De esta forma los últimos años son, colectivamente, los años más cálidos en el registro moderno.

Desde la década de 1880, la temperatura media global de la superficie ha aumentado aproximadamente 2 grados Fahrenheit (1 grado Celsius). Según el Director del Instituto Goddard de Estudios Espaciales, Gavin Schmidt, este calentamiento ha sido impulsado en gran parte por el aumento de las emisiones a la atmósfera de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero causados por actividades humanas.

Las tendencias de calentamiento son más fuertes en la región ártica, donde en 2018 se observó la pérdida continua de hielo marino. Además, la pérdida de masa de las capas de hielo de Groenlandia y la Antártida siguió contribuyendo al aumento del nivel del mar. El aumento de las temperaturas también puede contribuir a temporadas de incendios más prolongadas y algunos fenómenos meteorológicos extremos.

A propósito de fenómenos extremos, la NOAA también reveló que en 2018, Estados Unidos experimentó 14 desastres climáticos, cada uno con pérdidas que superaron los 1.000 millones de dólares y un total de daños y perjuicios de alrededor de 91.000 millones de dólares. Tanto el número de eventos como su costo acumulado ocuparon el cuarto lugar más alto desde que comenzaron los registros en 1980.

2019 no será mejor

Según la Organización Meteorológica Mundial, es evidente como el clima ha impactado en los pocos días de este año: Australia tuvo el enero más cálido registrado, con olas de calor sin precedentes en su escala y duración. Tasmania tuvo el enero más seco registrado, con destructivos incendios forestales. Según la Oficina de Meteorología, ha habido un aumento a largo plazo en el clima extremo de incendios y en la duración de la temporada de incendios en gran parte de Australia.

Y ese calor extremo en el hemisferio sur contrastó con el frío extremo en algunas partes de América del Norte en enero.


0
0
0
s2smodern

Banner Fijo Superior UniAndes