Domingo, 17 Febrero 2019
Se trata de un peligroso hongo que provoca enfermedades en las plantas y cuyos efectos son muy difíciles de combatir.

aguacate600El aguacate es uno de los productos agrícolas más importantes de la región. Cientos de familia viven de su comercialización/Nacarid Lopez - Flickr

Campesinos y cultivadores de aguacate en los Montes de María advirtieron la reaparición desde hace varios meses del hongo parásito conocido como fitóftora el cual se tenía controlado desde 2015.

La situación ha generado preocupación en los agricultores debido a que el hongo, una vez aferrado a la planta, causa enfermedades graves y difíciles de combatir por vía química. Según cifras – no oficiales – suministradas por la Asociación de Productores de Aguacate Tecnificado de los Montes de María (Asproatemom), hasta el momento se han perdido unas 500 hectáreas de cultivo y 1000 más se encuentran en grave riesgo de infección con este patógeno.

“Las plantas que son infectadas con el hongo producen frutos dañados que obviamente no se pueden vender y toca incluso cortar el árbol de raíz haciendo que esto sea un pérdida para la población. La situación genera, además de un problema ambiental, problemas económicos para las familias que viven de la comercialización de los cultivos”, explicó, Roque Rojas, miembro de Asproatemom.

arbolaguacate600El hongo se aferra a la raíz del árbol absorbiendo sus nutrientes e impidiendo que estos ingresen a su sistema provocando debilidad y frutos en mal estado/RVCTA Imágenes - Flickr

La Asociación solicitó al ICA seccional Bolívar medidas radicales para afrontar el problema. “En 2015 se implementaron medidas paliativas que nos ayudaron en el momento pero no evitaron que el problema regresara y ahora estamos otra vez con esta dificultad y seguramente tendremos que asumir pérdidas que no estaban contempladas”, añadió Rojas.

Sobre el fitóftora, Jesús Verbel, biólogo, explicó que el hongo se propaga a través de microrganismos en el suelo y ataca directamente la raíz de los árboles. “El hongo absorbe los nutrientes evitando que estos entren al sistema de la planta provocando debilidad, desarrollo incompleto de los frutos y desprendimiento de los mismos. Es difícil de combatir ya que prácticamente habría que cortar la raíz de la planta lo que obviamente significa la muerte de la misma que es lo que no se quiere. En estos casos lo ideal es usar plaguicidas para evitar su avance y mejorar las técnicas de riego y drenaje de los terrenos donde se levantan los cultivos”, explicó Verbel.

0
0
0
s2smodern

Banner Fijo Superior UniAndes