Miércoles, 19 Junio 2019

Son 20.676 caficultores de los departamentos del Valle, Quindío y Nariño, ubicados en 13 municipios, quienes les apuestan a la conservación de la biodiversidad y al desarrollo de una caficultura sostenible, que con el apoyo de la Federación Nacional de Cafeteros, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo –PNUD– y el Fondo Mundial para el Medio Ambiente (GEF, por sus siglas en inglés), junto con socios regionales y locales, implementan el proyecto “Incorporación de la Biodiversidad en el sector cafetero en Colombia”.

 El objetivo de dicho proyecto es crear un entorno favorable para la conservación y el uso sostenible de la biodiversidad en paisajes productivos de café, que contribuya al sustento de las poblaciones locales y a los beneficios ambientales globales.
Desde el año 2010 el proyecto adelanta acciones en procura de mejorar la conectividad y biodiversidad en los paisajes cafeteros; aumentar los ingresos de los caficultores a partir de pagos por servicios ambientales, productos certificados y no certificados; e incentivar el desarrollo del cultivo de cafés especiales.
De manera positiva y a través del establecimiento de corredores de conservación y enriquecimiento de bosques, desde septiembre de 2011 a la fecha se han restaurado 182,5 hectareas con especies nativas a través de herramientas de manejo del paisaje HMP (cercos vivos, minicorredores, sistemas agroforestales, árboles dispersos en potreros, enriquecimiento de cañadas y cerramientos) en predios privados y públicos, contribuyendo así en la conectividad de 3.662 ha de bosques. Con el establecimiento de 3 viveros se han propagado 331.255 plántulas de 161 especies, incluidas 23 especies amenazadas.
Los cafés sostenibles se constituyen en una estrategia importante para conservar y mejorar la biodiversidad en el paisaje cafetero. De las 27.000 ha de café previstas a ser certificadas o verificadas en el marco del proyecto bajo los diferentes sellos o estándares, hoy se cuenta con 13.312.
Así, conscientes de la importancia de los servicios ecosistémicos que ofrece el paisaje cafetero y del rol de los productores para conservar las fuentes hídricas, como propuesta piloto el proyecto avanza en la implementación de esquemas de pagos por servicios ambientales hidrológicos y de carbono. Hoy es el segundo programa “gases efecto invernadero” certificado por el Icontec a nivel nacional, y las primeras 292 toneladas de CO2 del proyecto fueron subastadas en la III Feria Internacional del Medio Ambiente –FIMA–. Catorce6 hizo parte activa de esta subasta, comprando 10 toneladas. Para el caso de PSA hídrico es de destacar que se ha diseñado e implementado uno de los primeros esquemas a nivel nacional con la participación de la central eléctrica Cedenar, realizando un pago voluntario para contribuir en la conservación de la cuenca del río Mayo en Nariño.
Los productos no maderables y sistemas productivos asociados al cultivo del café también son de interés del proyecto; desde esta perspectiva se promueve en estos municipios el fortalecimiento de las cadenas productivas de plantas medicinales, guadua y frutales.
Los resultados e impactos positivos sobre la conservación de la biodiversidad en estos paisajes cafeteros ha sido posible por el compromiso institucional, pero sobre todo por la decisión activa de cada uno de los productores de los municipios de Argelia, El Cairo, El Águila y Ansermanuevo en el departamento del Valle; Filandia, Circasia y Quimbaya en el Quindío; y Arboleda, Colón, La Unión, San Lorenzo, Taminango y San Pedro de Cartago en el departamento de Nariño.





 

0
0
0
s2smodern

Banner Fijo Superior UniAndes