Jueves, 15 Noviembre 2018
Por Eduardo Chávez López
Director de Catorce6

Que el Ministro Luis Gilberto Murillo haya identificado a las Corporaciones Autónomas Regionales, como aliadas del Gobierno Nacional en la construcción de la paz, es una oportunidad que se le abre a estas agencias ambientales para recuperar la legitimidad disminuida por la falta de transparencia en la gestión de la mayoría de ellas. La oportunidad es para cada corporación y está ligada a la necesidad de enfrentar con eficacia los principales desafíos ambientales de su jurisdicción y asegurar que los procesos de licenciamiento y otorgamiento de permisos a su cargo, sean ágiles, rigurosos y transparentes.

No es gratuito que los últimos tres gobiernos se hayan propuesto reformar las CAR y en algunos casos eliminarlas, como alcanzó a plantearlo Alvaro Uribe al comienzo de su primer mandato. Hoy la Contraloría General de la República presenta un informe de auditoría que enciende las alarmas, con excepción de algunas corporaciones que parecen haber entendido el mensaje. Por eso vale la pena destacar el rol de Cornare, Corantioquia, la CAR de Cundinamarca, Codechocó y Corpochivor, que lograron buenos desempeños en gestión y, en algunos casos, excelentes resultados en la implementación de la Ventanilla Integral de Trámites Ambientales en Línea VITAL o la adopción de mecanismos de transparencia y atención ágil al usuario.

El mejor ejemplo de mejoramiento en el desempeño lo da Codechocó que, además de ser una corporación pobre y con una historia de corrupción de más de 15 años, ha logrado incorporar criterios técnicos a su gestión, rigor para atender las prioridades de conservación y adopción de mecanismos de transparencia en el sistema de evaluación y seguimiento ambiental. La disculpa de la mayoría de CAR que no han incorporado la ventanilla VITAL por falta de recursos, es desvirtuada por la agilidad con que ésta corporación asumió el desafío de la transparencia. Los resultados están a la vista, al punto que hoy Codechocó es considerada en su Departamento como una de las instituciones de mayor credibilidad.

Es que la credibilidad es fundamental para lo que se viene. La paz territorial de la que se está hablando va a requerir acciones interinstitucionales puntuales para asegurar procesos productivos que no deterioren y al contrario aseguren la sostenibilidad de los ecosistemas. La paz va a requerir que actores que, por más de 50 años estuvieron enfrentados a las instituciones, vean en las CAR - que en muchos casos va a ser la única representación del Estado- a aquellas instituciones que merecen ser respetadas y acatadas.

El ranking de las CAR que presentamos en esta edición de Catorce6 ha sido elaborado a partir de tres insumos: el reciente informe de auditoría de la Contraloría General de la República sobre la gestión de estas autoridades, la verificación de la adopción o no de la ventanilla VITAL y la eficacia de los mecanismos de atención al usuario. Si en estos tres ámbitos las CAR logran en el corto plazo excelentes desempeños, seguramente van a ganar la confianza que se requiere para que ellas sean articuladoras de las estrategias de desarrollo sostenible que deben llegar con la paz que está próxima a ser pactada.

0
0
0
s2smodern

Banner Fijo Superior UniAndes