Domingo, 17 Diciembre 2017
Banner Fijo Superior
La Contraloría hizo un seguimiento a CODECHOCÓ donde encontró que no se está haciendo un adecuado control a la minería ilegal.

Una auditoria que realizó la Contraloría General de la República a CODECHOCÓ (Corporación Autónoma Regional para el Desarrollo Sostenible del Chocó) determinó que la minería ilegal sigue haciendo presencia en el departamento de Chocó sin mayores controles, con graves afectaciones ambientales y notorias deficiencias en la actividad sancionatoria que ejerce esta entidad.

Los municipios citados reportan la presencia de actividad minera en sus territorios, desarrollada por 377 entables mineros equipados con 63 retroexcavadoras, 172 dragas de succión, 48 dragones y 276 motobombas, los cuales desarrollan explotaciones mineras sin los respectivos permisos ambientales. El municipio de Rio Quito cuenta con 200 entables mineros y sólo se hanexpedido 4 títulos mineros en dicho municipio. Otro caso es el municipio de Unión Panamericana, que cuenta con 119 entables mineros y allí sólo se ha expedido 1 título minero.

La Contraloría determinó que, aparte de la deficiente labor de vigilancia de CODECHOCÓ, hay incumplimiento del artículo 306 de la Ley 685 de 2001(Código de Minas) por parte de los Alcaldes municipales, debido a que estos mandatarios no proceden a suspender la explotación de minerales sin título inscrito en el Registro Minero Nacional que se desarrolla en su territorio, pese a ser un hecho notorio.

Minería Chocó                                                          Foto con crédito: mineriambiental.blogspot.com.co

La explotación minera ilegal en el departamento del Chocó ha generado una contaminación indiscriminada de las fuentes hídricas por sólidos suspendidos y sustancia toxicas (mercurio o cianuro), contaminación y desforestación de los suelos o terrenos de los municipios; sedimentación de los cauces de los ríos; y destrucción de la flora y fauna silvestre.

También se evidencia degradación de los ecosistemas y vertimiento de combustible fósiles al suelo y fuentes hídricas; y proliferación de enfermedades (Malaria, Dengue) por apertura de pozos de agua que posibilitan el desarrollo de vectores; etc. Para el caso específico del municipio de Cantón de San Pablo se reportan 121 casos de personas que resultaron positivos con mercurio en sus cuerpos con diferentes grados de concentración.

La falta de gestión de cobro por parte de la Corporación de CODECHOCÓ sobre la sobretasa ambiental que recaudan los municipios de Quibdó y Cértegui, conllevó a que estos entes territoriales se apropien de recursos que deben destinarse a la protección del medio ambiente en cuantía de $1.333 millones.En cuanto a residuos peligrosos y domiciliarios la situación es crítica, en el Barrio Palenque Sector la Paz, en el Municipio de Quibdó, se estableció que fueron depositados residuos sólidos peligrosos hospitalarios como son jeringas y medicamentos vencidos los cuales están generando riesgo de afectación a la salud pública de los habitantes del sector especialmente a los niños quienes según la comunidad están manipulando dichos residuos, además de la afectación al medio ambiente.

Igualmente, en los sitios de disposición final de los municipios de Cantón de San Pablo, Unión Panamericana y Tadó, se observó que estos sitios operan como botadero a cielo abierto incumpliendo los criterios y lineamientos técnicos, como son: falta de sistemas de impermeabilización, sistema de recolección, concentración y venteo de gases, sistema de recolección y tratamiento de lixiviado, canales perimetrales para el manejo de aguas lluvias, obras complementarias, etc.

Se observó además, que en el botadero del municipio de Tadó se están realizando actividades de recubrimiento y compactación sin la instalación de chimeneas para la evacuación de gases, lo cual genera acumulación de gases en las capas inferiores, todo esto conllevando a un manejo de alto riesgo a la salud pública y al medio ambiente.


0
0
0
s2sdefault
powered by social2s

Banner Fijo Superior UniAndes