Lunes, 22 Abril 2024

Después de la polémica alcaldias de Bugalagrande y Andalucía, dijeron no al proyecto. La CVC aclara la importancia del embalse para evitar desabastecimientos y regular caudales. La Contraloria en informes anteriores ha llamado la atencion sobre el bajo cumplimiento de municipios en asegurar cuencas abastecedoras de acueductos.

Los alcaldes de Andalucía, Bugalagrande y Sevilla, en el Valle del Cauca, decidieron decirle no a la construcción del embalse de la quebrada El Buey, luego de que habitantes y ambientalistas municipales se opusieran al estudio adelantada por la Corporación Autónoma Regional del Valle (CVC), según ellos, porque se pondrían en peligro el río Bugalagrande y se beneficiarían terceros.

Versión que fue rechazada el pasado jueves por Rubén Darío Materón Muñoz, director de la CVC, quien dijo que la utilidad del embalse ha sido mal interpretada y que la corporación sólo contrató los estudios buscando regular los caudales para evitar desbordamientos y el desabastecimientos y que, en últimas, la decisión siempre fue del resorte de las administraciones municipales y la gobernación. “Afirmar que se quiere beneficiar a una industria específica es tan falaz como manifestar que con ello se va a secar un río”, aseguró.

Según la CVC, entre los años 1996 al 2000 se realizó un estudio de pre-factibilidad para construir embalses de regulación de caudales en algunas cuencas del departamento, arrojando como factible el de la quebrada El Buey. Es así como en el 2015 se realizó el estudio de factibilidad, que demostró que se podría mejorar la gestión del recurso hídrico frente a condiciones extremas de crecientes o de escasez.

rio bugalagrande

 Cerca de $4 millones de dólares se invirtieron para los estudios de prefactibilidad y factibilidad de seis embalses en el Valle, entre ellos, el de la quebrada El Buey en Bugalagrande.

Sin embargo, en los últimos dos años la ciudadanía ha venido adelantando movilizaciones y acciones jurídicas para frenar el proyecto, justificando que la construcción de dicho embalse afectaría al río tutelar, tal y como sucedió con el embalse Sara-Brut en Bolívar y el río Pescador. Precisamente hace dos meses en Bugalagrande, durante una sesión descentralizada con la Asamblea del Valle, opositores discutieron alcances e impactos de la construcción.

Delante de la Comisión Ecológica y de Medioambiente, Guillermo Parra, miembro del grupo ‘Salvemos el Río Bugalagrande’, cuestionó lo función de la entidad aduciendo que los recursos invertidos en estudios pudieron haberse aprovechado en obras preventivas del río Bugalagrande, indicando que incluso se pasó por alto un fallo impartido hace dos años por el Consejo de Estado, que ordenó realizar trabajos de mitigación para evitar una avalancha. 

Con la respuesta unánime de los alcaldes de no querer desarrollar el proyecto, la CVC no va a acometer la etapa siguiente que corresponde al diseño del proyecto, pese a esto, voceros del grupo ambientalista anunciaron que no bajarán la guardia, temiendo que en el futuro cualquier empresa intentará ejecutarlo, alternativa que fue considerada por la autoridad ambiental.

0
0
0
s2smodern