Domingo, 17 Junio 2018
Banner CEID 728x90px
El tema del cambio climático aún no se evidencia en los planes de gobierno para las justas presidenciales que se llevarán a cabo en Colombia el próximo año y que serán decisivas en cómo nuestro país enfrentará este desafío.

Escrito por  Jhoanna Cifuentes
Investigadora en Klimaforum Latinoamérica Network -KLN. Fundadora de Climalab e impulsora del Movimiento Climático de Jóvenes Colombianos (MCJC).

Jhoanna Cifuentes

A pocos meses de que los colombianos vayamos a las urnas a elegir a la persona que tomará las riendas de nuestro país durante los próximos cuatro años, se hace necesario hacer un análisis sobre los temas prioritarios que los candidatos presidenciales deberían incluir en sus planes de gobierno. Desarrollo económico, paz, lucha contra la corrupción, son algunos de los temas importantes que se han posicionado en los debates y propuestas de los presidenciables, pero ¿dónde queda el cambio climático?

La discusión de este tema es urgente y necesaria debido a que Colombia es considerado uno de los países más vulnerables al cambio climático, reflejado en hechos como la avalancha en Mocoa ocurrida en marzo de este año y que causó unas 315 muertes o los de años pasados como los asociados a la ola invernal 2010-2011, que dejó más de dos millones de damnificados, miles de víctimas mortales y desaparecidas, además de daños económicos innumerables. 

Lo anterior es evidencia de que las consecuencias de este fenómeno global nos están golpeando fuertemente a nivel local, afectando especialmente a las comunidades más pobres y marginales del país, quienes van a seguir siendo víctimas por la falta de actuación del gobierno nacional para responder efectivamente a las necesidades de nuestro territorio frente a este tema. 

En los últimos años Colombia ha sido uno de los países que, desde el escenario internacional de las negociaciones de cambio climático, ha venido demostrado liderazgo y que, internamente, también ha tenido avances significativos en la generación de conocimiento y datos a nivel local y nacional, que contribuyan a la toma de decisiones, como lo demuestran los documentos de la Tercera Comunicación Nacional de Cambio Climático. Sin embargo, se observa cómo estos avances no se ven reflejados en las políticas nacionales y adicionalmente, nuestro país se queda corto en las acciones que debería estar implementando para enfrentar este fenómeno. 

La disminución de cerca del 30% del presupuesto para el sector ambiental, la inestabilidad del Ministerio de Ambiente que ha tenido seis ministros en 8 años, la falta de claridad en las competencias de las entidades encargadas de las decisiones en materia ambiental y la contradicción entre las acciones del gobierno en el sector minero energético que sigue impulsando el uso y explotación de combustibles fósiles, dejando relegado el uso de fuentes de energía renovables, son algunos de los ejemplos que reflejan la falta de coherencia entre lo que se muestra hacia afuera y lo que se implementa internamente, afectando así los compromisos de Colombia en el Acuerdo de París. Un mayor avance al respecto, requerirá que el cambio climático deje de entenderse como un tema de la agenda ambiental y sea reconocido como un fenómeno que tiene implicaciones a nivel social, político, económico y cultural, en el que intervienen todos los sectores por lo que debe tratarse transversalmente en la agenda del próximo gobierno. 

Muy poco valdrán las promesas de los candidatos en otros ámbitos, si es que la población se ve enfrentada a un territorio que no está preparado para afrontar las consecuencias del cambio climático que podría traducirse en un sentido amplio a aumento de la pobreza, de los conflictos sociales, pérdidas económicas, entre muchas otras, si es que no hay propuestas claras y ambiciosas al respecto. Tendremos que medir entonces a los candidatos en esta época electoral, para no lamentarnos más adelante.


0
0
0
s2sdefault

Banner Fijo Superior UniAndes