Lunes, 14 Octubre 2019
Estudio nacional alerta que el 79% de la explotación de oro en aluvión se ubica en los departamentos de Antioquia y Chocó, muy cerca de territorios especiales.
 
Con un área de 6.232 hectáreas afectadas, el 8% de la afectación nacional, el municipio de Nechí en Antioquia, se convirtió en la localidad donde más explotaciones ilegales se han realizado en los últimos dos años. A esta conclusión se llegó luego del estudio "Explotación de oro de aluvión. Evidencias a partir de la percepción remota", realizado en Colombia.
 
Este fin de semana, la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) y los ministerios de Justicia y del Derecho, de Minas y Energía y de Medio Ambiente dieron a conocer el informe que evidencia el crecimiento del crimen organizado dedicado a la extracción ilegal, pues el 60% de la explotación de oro de aluvión se realiza sin ninguna figura autorizada por la ley y las que sí cumplen con todos los requisitos para la explotación, sólo alcanzan un discreto 2%.
 
Según el informe, la lupa también se centra en los territorios especiales, “los más afectados son los Consejos de Comunidades Negras, donde se concentra el 46% de esta problemática. También se detectó afectación en resguardos indígenas, especialmente en comunidades Emberá-Katío, en Chocó y Antioquia”. Igualmente se advierte que Nóvita e Istmina son los municipios más afectados en Chocó por minería de oro a cielo abierto, con un total compartido de 10.244 hectáreas dañadas.
 
 
 
sobrevuelo mineria mdd 0
 
 
Sólo el 2% de las áreas detectadas tienen licencia ambiental. / Foto: Tomada de Ojopublico.com
 
 
Hasta el 77% de bosque natural, vegetación secundaria y otros similares fueron las pérdidas generadas en el Chocó, siendo la cuenca del Río Atrato a su paso por el Pacífico el más socavado al igual que las subcuencas de los ríos Quito y el Bajo Nechí.
 
La preocupación es que, mientras las autoridades han identificado 78.939 hectáreas con evidencias de explotación de oro de aluvión distribuidas en 17 de los 32 departamentos del país, se fortalecen las cadenas productivas que financian a las bandas criminales. De hecho, el 80% de las zonas afectadas en Caquetá, Putumayo y Nariño, están ubicadas en territorios sitiados por cultivos de coca, en tanto que hasta el 2014 en Chocó, Valle y Antioquia este porcentaje se encontraba entre 30 y 35%.
 
Justamente Mauricio Mira, viceministro de Medio Ambiente, indicó días atrás que no todas las personas que se dedican a actividades mineras son criminales, muchos han llegado a esa labor por factores económicos y culturales.
 
 
0
0
0
s2smodern
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar

Banner Fijo Superior UniAndes