Domingo, 17 Noviembre 2019

En las últimas horas el presidente Santos firmó la nueva Ley 1796 de 2016 que aumenta la vigilancia a nuevas edificaciones para evitar casos como el del Space de Medellín, donde murieron 12 personas en octubre de 2013.


Se van a cumplir tres años del desplome del edificio que estaba ubicado en el exclusivo sector de El Poblado. Por esos días de octubre de 2013 el país fue testigo de cómo se recuperó el cuerpo del estudiante Juan Esteban Cantor y otras 11 personas que fallecieron debajo de los escombros de sus apartamentos.

Un año después, la Universidad de los Andes presentó un informe, contratado por la Alcaldía de Medellín, en el cual señalaba que la causa de la tragedia fue “la falta de capacidad estructural de las columnas principales de la edificación" y que la probabilidad de falla cuando se terminó de construcción era cercana al 100%.

Después de ese diagnóstico el Gobierno presentó ante el Congreso una ley para evitar nuevos casos fortaleciendo las garantías a los compradores, incrementando las medidas de seguridad de las edificaciones y estableciendo normatividad clara en materia de vigilancia a los curadores. Hoy esa espera terminó su trámite legal y después de ser aprobada en el legislativo fue sancionada por el presidente Juan Manuel Santos en la Casa de Nariño.

En diálogo con Catorce6, Ángela Cantor, hermana de Juan Esteban, opinó sobre el proyecto y dijo que “me parece que es lo mínimo que podía pasar, ha sido muy frustrante este proceso, nos ganamos unos enemigos muy poderosos desde el día que el edificio se cayó. Quedamos con una desconfianza pero sí esperamos que esta nueva ley por lo menos esté blindada contra la corrupción”.

 

space

 

 Panorámica del desplome de la etapa 6 del edificio Space. /foto: captada youtube Drone Matiz

 

Abecé de la ley Anti-space

1.- Protección a los compradores de vivienda

Es obligación de constructores y enajenadores de vivienda amparar los perjuicios patrimoniales causados a los propietarios afectados por el colapso o amenaza de ruina, como consecuencia de deficiencias en el proceso constructivo.

2.- Incremento de las medidas de seguridad de las edificaciones

Todas las edificaciones de vivienda con más de 2.000 metros de construcción deberán contar con revisores y supervisores independientes del constructor. Se eliminan todas las excepciones que autorizaban a los constructores a realizar la supervisión de sus propias obras.

Todos los supervisores técnicos deberán estar inscritos en el Registro Único Nacional de Profesionales Acreditados, lo cual permite garantizar que los profesionales sean especialistas en estructuras y cuenten con la experiencia e idoneidad necesarias.

Una vez concluidas las obras, y previo a la ocupación de las nuevas edificaciones, el supervisor técnico deberá expedir, bajo la gravedad de juramento, el Certificado Técnico de Ocupación, el cual manifieste que la edificación se construyó de conformidad con la licencia de construcción y cumpliendo las normas de sismo resistencia.

3.- Mayor vigilancia para los curadores urbanos

Se creará la Superintendencia Delegada para el Control de Curadores Urbanos, adscrita a la Superintendencia de Notariado y Registro, para efectos de la inspección, vigilancia y control del proceso de selección de los curadores urbanos.

La nueva Superintendencia Delegada adelantará el concurso nacional de méritos para elaborar la lista de elegibles de curadores urbanos. De la lista que defina la Superintendencia los alcaldes podrán designar el curador urbano para su municipio o distrito.

0
0
0
s2smodern
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar

Banner Fijo Superior UniAndes