Viernes, 7 Agosto 2020

Los tres son virus contagiosos, pero el COVID-19 tiene una transmisión más alta, se contagian de 2 a 3 personas por cada infectado, la gripe solo 1,3 personas.

 gripe o resfriado 2214e3ab 990x586

Foto: Saber Vivir

Tanto la gripe, como el resfriado y el nuevo coronavirus son afecciones virales que afectan al sistema respiratorio.

Estos virus se propagan principalmente a través de gotas que el infectado esparce al toser, estornudar o hablar. También se pueden infectar al tocar superficies u objetos infectados y después tocarse los ojos, la nariz o la boca.

Sin embargo, existen diferencias entre estos cuadros de malestar.

Las personas con resfriado común suelen presentar congestión y secreción nasal, dolor de garganta, tos y estornudos. No es habitual que se presenten cuadros febriles, en comparación a la gripe y el coronavirus. El resfriado presenta sus síntomas poco a poco, con una duración aproximada de 10 días.

La gripe también es una infección vírica con síntomas como fiebre, dolor general, fatiga, tos o escalofríos. A diferencia de un resfriado común, los síntomas de la gripe aparecen de golpe, vienen acompañados por fiebre y dolores de cabeza. Además, suele durar entre 7 y 14 días.

Por otro lado, el nuevo coronavirus, que provoca la enfermedad COVID-19, es una nueva cepa que no se había encontrado antes en el ser humano. Las infecciones suelen causar fiebre y síntomas respiratorios como los de la gripe: tos o dificultad para respirar.

Algunos pacientes también pueden presentar cansancio o dolor de garganta. La sintomatología aparece de forma gradual y puede ir desde un resfriado común hasta casos más graves como neumonías o el síndrome respiratorio agudo severo (SARS).

Además, las pruebas para detectar el virus aún no están ampliamente disponibles, lo que dificulta que las personas sepan con certeza cuándo están infectadas.

"Esta es definitivamente una situación que deberíamos tomarnos en serio", explicó a Consumer Reports, Michael Hochman, director del Centro Familiar Gehr para Ciencia e Innovación de Sistemas de Salud en Keck Medicine de USC en Los Ángeles.

Agregó que “el pánico no es útil". Evaluar cuidadosamente sus síntomas, factores de riesgo y exposición conocida puede ayudar a decidir cuándo puede tratarse en casa, cuándo debe hacerse la prueba y sí se debe contactar a un médico.

Consumer Reports explicó con expertos en salud cómo tratar estas enfermedades respiratorias y qué acciones se deben seguir de presentar síntomas de coronavirus.

La mayoría de los casos de COVID-19 son relativamente leves y se pueden tratar en el hogar.

Al igual que con la gripe y el resfriado común, no hay cura para COVID-19. Si bien ciertos medicamentos antivirales, como el oseltamivir (Tamiflu), a veces pueden limitar la duración y la gravedad de la gripe, no se ha demostrado que esos medicamentos ayuden con el COVID-19.

En cambio, como ocurre con el resfriado y la gripe, el tratamiento generalmente se enfoca en aliviar los síntomas al descansar, beber muchos líquidos y usar analgésicos de venta libre para la fiebre o las molestias que lo acompañan.

Sin embargo, es pertinente buscar ayuda profesional si la gravedad de los síntomas lo amerita, además de la edad y algunas comorbilidades, a continuación algunos casos presentados por Consumer Reports:

No tiene síntomas, no cree que haya estado expuesto y tiene bajo riesgo

Las personas en este grupo que son menores de 65 años y que gozan de buena salud no necesitan hacerse la prueba, dijo Hochman. En cambio, simplemente practicar protocolos básicos de prevención de infecciones.

Lavarse las manos regularmente con agua y jabón durante al menos 20 segundos, usar un desinfectante para manos a base de alcohol, con al menos 60 por ciento de alcohol si no puede lavarse las manos, evitar a las personas enfermas y escuchar las recomendaciones de los servicios de emergencia.

Si se tiene que salir, usar una cubierta de tela para proteger a los demás en caso de que esté infectado. Todos deben practicar medidas de distanciamiento social, tratando de quedarse en casa tanto como sea posible y tratando de mantenerse al menos a 1 metro de distancia de los demás cuando tenga que salir.

No tiene síntomas, pero ha tenido contacto con alguien que tiene COVID-19

Es especialmente importante mantenerse alerta ante los síntomas si es mayor de 65 años, está inmunocomprometido o tiene una afección médica subyacente como el asma.

Tiene síntomas leves a moderados, pero tiene un riesgo bajo y no está seguro de haber estado expuesto

Si se encaja en este grupo y es menor de 65 años sin otras afecciones médicas, puede controlarse y tratarse en casa, dice Hochman. Aislarse lo más posible, como se haría con la gripe. Se puede considerar preguntarle a un médico de atención primaria o EPS sobre las pruebas, pero es posible que no estén disponibles, dependiendo de dónde viva. Llamar al médico si los síntomas empeoran.

Tiene síntomas leves a moderados y está en alto riesgo

Si se es mayor de 65 años o tiene problemas de salud subyacentes se debe comunicar con la EPS o médico de confianza para ver si se realiza la prueba, incluso si no está seguro de haber estado expuesto al virus.

Tiene síntomas leves a moderados y sabe que ha estado expuesto a alguien con COVID-19

Ponerse en contacto con el médico o con la EPS para ver cómo hacerse la prueba, dij oHochman. "Se debe llamar primero, no solo presentarse en el consultorio de un médico u otro entorno de atención médica, como una clínica o sala de emergencias", dijo, el personal puede querer que se tomen precauciones especiales, como usar una entrada alternativa y que use una máscara facial llegada. De lo contrario, podría exponer a otros a la enfermedad o estar también expuesto por otras personas enfermas.

Tienes síntomas severos

Si se tiene fiebre alta, tos persistente que continúa empeorando o falta de aliento que dificulta hablar, comunicarse con un médico de inmediato, sin importar su edad o nivel de riesgo.

“La falta de aire puede hacer que sienta que tiene que seguir respirando rápidamente, como si acabara de correr una milla”, según Avir Mitra, MD, médico de emergencias en el Hospital Mount Sinai en la ciudad de Nueva York y portavoz del Colegio Americano de Médicos de urgencias. Eso, más que cualquier otro síntoma, es una señal de que puede necesitar atención médica de emergencia, dice.

Recomiendan ponerse un tapabocas antes de que llegue el personal de emergencia a asistir al enfermo.

No confundir con alergias

La congestión, un síntoma frecuente en el resfriado y en ocasiones en la gripe y la COVID-19, también es común en las alergias. Sin embargo, las alergias nunca vienen acompañadas por fiebre, ni dolor general. La tos, la fatiga, el dolor de cabeza y de garganta son síntomas ocasionales en los cuadros alérgicos y suele durar varias semanas.

Alergias, cómo evitar factores desencadenantes y diferenciarlas de una gripa

Recomendaciones para desinfectar la ropa en época de coronavirus

0
0
0
s2smodern

Banner Fijo Superior UniAndes